El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

Se agrava la situación en Haití debido a la suba del precio de los combustibles

El mundo 16/09/2022
B9ABBF00-39C6-4806-B4D5-1559A706DDE2

La violencia, los saqueos y las manifestaciones para forzar la dimisión del primer ministro de Haití, Ariel Henry, marcaron este jueves la vida en un país en el que, ante el agravamiento de la situación, varias embajadas cerraron su puertas.

Legaciones como las de España, Francia, República Dominicana o Canadá, entre otras, permanecieron cerradas, tal como anunciaron en las redes sociales y a través de comunicados, aunque mantienen operativos los teléfonos de emergencias consulares.

Incluso República Dominicana, cuya frontera con Haití afirma que "está asegurada", ha evacuado al personal civil de su embajada y consulados para proteger "la integridad física del personal", según un comunicado del Gobierno.

En Haití la situación se deteriora por momentos y amenaza con sumir al país más pobre de América en un verdadero caos, en especial desde que a principios de semana Henry anunciara la subida de los precios de los carburantes.

Las protestas antigubernamentales se multiplican y son cada vez más numerosas y violentas en Puerto Príncipe y otras grandes localidades, con saqueos, lanzamiento de piedras, incendios y quema de barricadas, lo que ha llevado a la paralización total de las actividades, con organismos públicos, comercios y bancos cerrados y sin transporte.

Así, en la capital las dependencias de la televisión pública de Haití fueron saqueadas, los manifestantes se llevaron equipos y prendieron fuego al menos a tres vehículos.

También establecimientos en la carretera de la zona capitalina de Delmas fueron objeto del vandalismo de unos manifestantes, furiosos, que amenazan con poner al país bajo fuego y sangre para obligar al Gobierno a dar marcha atrás en su decisión de aumentar el precio de los derivados del petróleo.

Y es que la anunciada subida agravará aún más la situación económica de una población que ya vive en extrema precariedad, lejos de servicios básicos como el agua, la electricidad y la sanidad.

Este jueves también se registraron graves disturbios en Gonaïves: las oficinas de la ONG Cáritas fueron saqueadas y los manifestantes, tras un primer intento fallido la víspera, consiguieron hoy llevarse todo lo que encontraron a su paso en las instalaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Además, las dependencias del PMA fueron incendiadas por los manifestantes, frente a quienes la Policía se mostró impotente. Ante el aumento de la tensión en el área metropolitana y sus alrededores, la Dirección de la Policía Nacional anunció la suspensión, hasta nuevo aviso, de los permisos para portar armas.

.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter