Céline Dion cuenta en un documental el calvario que sufre por la enfermedad rara que la alejó de los escenarios

Tendencias 26 de junio de 2024
IMG_2981

Céline Dion reveló en 2022 que padecía el Síndrome de la Persona Rígida, una enfermedad rara autoinmune que afecta al sistema nervioso y sufren una de cada millón de personas.. “Ya sabemos qué estuvo causando los espasmos que fui teniendo”, expuso sobre los síntomas que aparecieron en su vida hace 17 años, agravándose y llegando a determinar su día a día provocando desde problemas para caminar hasta limitar sus cuerdas vocales.

La preparación y posterior grabación del video con el que comunicó su enfermedad forma parte de Soy Celine Dion, el documental que llega a Amazon Prime Video. “Lo difícil no es hacer conciertos, lo difícil es cancelarlos”, asegura entre lágrimas.

Dion intenta entonar uno de sus temas en un momento determinado, tras el que se derrumba porque le da “vergüenza” escucharse así a ella misma y, ante todo, su público. A medida que fue experimentando que su instrumento no funcionaba, fueron subiéndole la medicación, hasta unos niveles por los que, según afirma: “Podría haber muerto”. Al mismo tiempo, el tratamiento llegó a ser necesario para poder incluso “tragar”.

IMG_2982

La cantante confiesa que, al verse obligada a tener que cancelar shows, y sin todavía conocer qué le pasaba, la primera reacción fue “mentir”. Pusieron excusas como que tenía sinusitis, otitis u alguna otra afección más leve. “No podía seguir así”, expone. “A veces acercaba el micrófono a la gente para que cantaran ellos, hacía trampas como dar golpes al micro para que pareciera que había un problema técnico. Paraba conciertos para cambiarme de ropa y nunca volvía”, enumera con culpabilidad.

Más de tres décadas después, vendió más de 200 millones de álbumes en todo el mundo, ganó cinco premios Grammy, siete Billboard Music Awards y recibió dos Doctorado Honoris Causa en Música en las prestigiosas Berklee College of Music y la Université Laval. También ganó Eurovisión, en 1988, representando a Suiza con Ne partez pas sans moi. Céline Dion tiene una de las mejores voces de la historia, que inmortalizó hits como It's All Comming Back To You o su versión de River Deep Mountain High; y precisamente por ello es tan imlactante a la crueldad de un síndrome que le arrebató su poderoso instrumento.

El Síndrome de Persona Rígida obligó a Dion a tener que encerrarse en casa, a descansar, a recibir tratamiento diario y sesiones de fisioterapia con la que avanza poco a poco. Se siente “atrapada” pero no sola. Además de su familia, su inseparable perro y equipo de médicos, aprovecha la película para alabar el trabajo de su banda.


“Llevo dos años sin cantar. No sé si voy a poder volver a hacerlo, pero no puedo vivir con la duda”, revela en la segunda parte del documental, en la que acude al estudio para intentar grabar.

En un ejemplo de su constancia, tesón y capacidad de trabajo, pese a su afección, Dion pide repetir una y otra vez cada frase, aquejando de forma paralela la fatiga de sus cuerdas vocales. Su gesto muestra impotencia, ya que al evocar tiempos pasados en los que podía grabar “tres canciones cada noche”, pasar de la nota más baja a la más alta de su registro sin apenas esfuerzo y, en esencia, disfrutando, confiesa que echa “de menos cantar sin pensar”.

Te puede interesar
Lo más visto