Messi hizo un pedido de churros y revolucionó Funes

Tendencias 22 de junio de 2023
IMG_5583

Lionel Messi una revolución en cada lugar. Esta vez, en la ciudad santafesina de Funes, en su propia casa, donde está disfrutando de unos días de vacaciones luego de la gira asiática con la Selección Argentina y antes de sumarse a Inter Miami.

Después de mostrarse andando en bicicleta por las calles del barrio junto a su esposa, Antonela Roccuzzo, y uno de sus hijos, el campeón del mundo quedó en el centro de la escena por un pedido a una churrería de la zona.

"Estaba con tantos pedidos ese día que no relacioné que eran ellos. Ya nos pasó en otras ocasiones que nos encarguen y les enviamos nuestros productos, aunque nunca pensamos que eran para Leo, que él los comía. Ya saber que los recibía la familia del campeón era un mimo al alma, pero esto superó todo", contó Sofía, la encargada de La Churrería de Funes, en diálogo con Info Funes.

En primera instancia, la familia Messi intentó hacer el pedido por teléfono, pero como nadie atendía el llamado, debieron contactarse a través de Whatsapp. Luego de encargar dos docenas con dulce de leche, una con crema pastelera y media de Nutella, Juan Pablo, un cadete de 18 años, fue el encargado de ir a entregar los paquetes.

"El cadete tardó casi 45 minutos en volver, estaba casi temblando y llorando porque no podía creer lo que le había pasado. Nos dijo que Antonela fue quien lo atendió, que Mateo lo abrazó, y Leo lo saludó desde el fondo de la casa. No pudo tomarse una foto, pero se llevó ese recuerdo", manifestó la mujer.

Por su parte, en declaraciones al diario La Capital, el joven relató la experiencia en primera persona. "No entendía. Cuando llegué a la portería me pidieron el teléfono, me dieron un GPS y me dijeron: 'Ya sabés a dónde vas'. No me lo imaginaba. Y cuando me lo dijo no le creí. Seguí las indicaciones que me dio y cuando estaba llegando empecé a ver gente de seguridad, patrulleros y gente afuera de la casa. Ahí empecé a temblar", narró.

Y continuó: "Cuando llegué me frenaron los de seguridad y les dije que iba a llevar el pedido. Toqué bocina y nada. Mientras, los vecinos me decían que me saque fotos. Yo estaba tranquilo pero al mismo tiempo nervioso. Nunca esperé que me pase algo así. Después me acerqué y salió una persona. Ya estaba medio nervioso. Ahí vi que Messi se asomó y me empezó a temblar todo. Pedí sacarme una foto con él pero no se pudo dar. Hubiese sido lindo".

"No pude hablar porque pasó todo muy rápido. Tampoco quería molestar. Y después no caía. Cuando la gente me empezó a preguntar si lo había visto me largué a llorar", sentenció Juan Pablo, que tuvo la anécdota de su vida con el capitán argentino.

Te puede interesar
Lo más visto