El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

El lado Beat del Mundial

Impacta la politización del Mundial. Qatar enviará gas a Alemania. Irán y su himno.

Deportes 30/11/2022
A6F13E27-6732-4B1D-A335-19E56A897222

Es cierto que dar vía libre a los posicionamientos políticos puede ser un arma de doble filo. En tren de imaginar, eso permitiría que futbolistas de Irán, salieran a la cancha con banderas que dijeran "muerte al Gran Satán y al Pequeño Satán", esto es Estados Unidos e Israel. O que los norteamericanos se manifestaran contra el plan nuclear de Teherán. Concedido eso, hay que señalar que la FIFA activa y desactiva su conciencia como le conviene. En marzo, cuando la invasión a Ucrania ya había tenido lugar, la organización excluyó a la selección de Rusia del repechaje clasificatorio que debía jugar con la de Polonia, mezclando acaso como nunca fútbol y política.

La Federación Alemana de Fútbol alentó a su selección a expresar su condena a la homofobia de la ley catarí e, impedida de ello, a hacer pública la denuncia a la censura de la FIFA. Con todo, el Gobierno de ese país cerró con Doha un multimillonario acuerdo para la compra de gas natural licuado por 15 años, a fin de reemplazar de modo permanente la oferta rusa. La necesidad tiene cara de hereje.

Más delicado fue lo que vivieron los jugadores de Irán. Estos no cantaron el himno en el primer partido, con Inglaterra, en repudio a la represión del movimiento de protesta desatado en ese país tras la muerte de la joven Masha Amini, que estaba bajo custodia policial por no haber usado correctamente el velo. Esa brutalidad oficial dejó hasta ahora al menos 300 muertos, tanto "mártires" como simples "manifestantes", según admite el propio régimen.

Presionados por las autoridades islamistas, los futbolistas –muchos de los cuales juegan en su país y tienen allí familiares– cantaron a desgano la canción patria antes de jugar con Gales y, ayer, con Estados Unidos. Hay quien dice que lo de las presiones de los clérigos es imaginería occidental; deberían reparar en que la agencia oficial IRNA convirtió en una curiosa "noticia" que los deportistas finalmente hayan cantado el himno.

Es de esperar que el regreso a casa, tras la rebeldía y la derrota con el "Gran Satán" no conlleve consecuencias para ellos. Merecen que el mundo los cuide.

Cuando el negocio qatarí pase, el circo del fútbol internacional comenzará a preparar la cita de 2026, que será en Estados Unidos, Canadá y México. Más allá de los problemas que se registran en esos países en materia de derechos humanos, similares a los que se dan en casi todo el mundo, la cuestión de la penalización de la homosexualidad no estará presente. Por fin conseguirá FIFA un negocio más presentable.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter