El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

Tras una descompensación, Alberto se reunió con Xi Jinping

La mañana del martes tuvo un episodio de hipotensión y mareos. La Unidad Médica presidencial le indicó suspender las actividades. Luego se le diagnosticó una gastritis producto del estrés y se decidió retomar la agenda con estricto control médico. Podría redefinirse el día de regreso.

El País 15/11/2022
5DCA607B-0302-45A8-BC85-C098AB25198E

Fueron, en verdad, cuatro horas de susto en las que la comitiva vivió en modo incertidumbre. El primer indicio de que algo andaba mal fue cuando se advirtió sobre no anticipar como sería el discurso presidencial y luego se informó, con un parte médico incluido, que Alberto Fernández había sufrido un episodio de hipotensión con mareos que lo obligó a suspender, a poco de comenzar, su participación en la cumbre del G-20.

A las 17 horas, luego de estar bajo observación en un centro médico de Bali, Fernández retomó la actividad bajo supervivencia de la unidad presidencial, para asistir a la bilateral programada con el presidente de China, Xi Jinping, reunión que aparecía como el punto más alto de la gira. A pesar de que asistió a ese encuentro, se resolvió que esa sería la única actividad del presidente porque no asistirá a la cena de líderes de este martes. No había todavía precisiones sobre si el presidente seguirá adelante con la reunión pautada para este miércoles al mediodía con Kristalina Georgieva, la titular del FMI.

La primera información oficial se conoció a las 11:09, hora Bali, en la media noche de Buenos Aires, y forzó la suspensión de la actividad oficial prevista. Fernández no pudo, por eso, exponer en la sesión de apertura del G20 que se desarrolla en Indonesia, y en su lugar lo hizo el canciller Santiago Cafiero que estuvo acompañado por el ministro de Economía, Sergio Massa.

Más de cuatro horas después, a las 15.33 de Indonesia, -plena madrugada argentina-, luego de haber sido sometido a estudios en el hospital Sanglah de Bali, un nuevo parte médico indicó el diagnóstico -una gastritis sangrante, producto del estrés- e informó que el presidente retomaría parte de su actividad, pero bajo un riguroso control médico. Según fuentes de la delegación, Fernández quiere asistir a la bilateral programada con Xi Jinping aunque la recomendación médica fue limitar al mínimo su actividad.

En un comunicado inicial difundido por la Unidad Médica Presidencial a las 11.09 d Bali, firmado por el doctor Federico Saavedra, se señaló que el Presidente había sufrido un episodio de hipotensión con mareos y que había sido sometido a estudios “a fin de preservar su salud y evitar complicaciones”. Según las fuentes oficiales, el Presidente tuvo una descomposición y la Unidad Médica consideró que no estaba en condiciones de participar de la asamblea.

El episodio se produjo momentos antes del inicio del primer plenario, luego del saludo protocolar y el ingreso de los mandatarios. Fernández manifestó sentir algún malestar y tener mareos, pero no se desmayó ni tuvo ningún tipo de desvanecimiento. En ese momento fue asistido y luego de controles de rigor, quedó bajo observación.

Con las horas se conoció el diagnóstico oficial. “En el día de la fecha el Señor Presidente de la Nación Argentina, Dr. Alberto Ángel Fernández fue evaluado médicamente, se diagnosticó una gastritis erosiva con signos de sangrado, recibió el tratamiento médico adecuado, encontrándose en buen estado de salud y reanudando sus actividades con control médico”, indicó el parte.

En paralelo, trascendieron más detalles: que se trató de una úlcera de duodeno que derivó en una gastritis que produjo un sangrado profuso, cuyo resultado último fue la descompensación que sufrió el presidente a media mañana del martes de Indonesia.

9F61385E-5688-4D4C-A9EA-44EF51762281

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter