El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

Un zoom al gasto social en Argentina

Economía 30/06/2022
6EA74204-98BE-4334-9E32-9881FFDBF391

¿Cuánto y en qué gasta el Gobierno nacional?

Arranquemos por el desglose del gasto total que realiza. Como se desprende del cuadro, casi el 40% del gasto se destina al pago de jubilaciones y pensiones (contributivas y no contributivas), seguido por los subsidios económicos con el 13% (fundamentalmente el destinado a energía), y luego aparecen los sueldos de los empleados públicos con el 10% y detrás los distintos programas sociales con el 8,4%.

Dentro de esta partida, los más relevantes son el Potenciar Trabajo, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y la Tarjeta Alimentar. Luego viene el pago de los intereses por la deuda pública contraída previamente, seguido de las asignaciones familiares, que incluyen tanto aquellas que reciben los trabajadores en relación de dependencia como la AUH. Si agrupamos todo el gasto social, vemos que representa poco más de la mitad del total (51,7%).

1A38C5DC-8C40-442A-A30E-47BFB783F651En función de los datos, podemos afirmar que los programas sociales no son la principal erogación dentro de los distintos componentes del gasto social, como así tampoco representan un monto elevado con relación al gasto total. Además, como vimos, dentro de esa partida se encuentra el IFE, un componente que representa una parte importante del total gastado pero que a la vez debería ser transitorio.

Si nos concentramos en los componentes estructurales del gasto social, podemos ver nuevamente que la mayor erogación se encuentra en las jubilaciones. Esto incluye tanto a las personas que cuentan con la cantidad mínima de años de aporte como aquellas que ingresaron al sistema jubilatorio a través de las moratorias previsionales que hubo en 2005 y 2014.

Por tales motivos, actualmente el 62% de jubilados/as cobra el haber mínimo, que se ubica en $37.500.

524ABDB0-6525-4931-AC00-1ECA900C2CBBLuego viene Potenciar Trabajo, programa está estrechamente vinculado con los movimientos sociales. Actualmente alcanza a 1.300.000 personas, por un monto individual de $22.800.

Por detrás sigue la AUH, que la reciben unas 4.375.000 madres, cuyo monto actual es de $7.330. Acá se suma el programa Alimentar, que alcanza al mismo universo de personas y que otorga $9.000 (o $13.500 si tiene dos hijos o más).

Como se puede ver, por lo general los programas apuntan a distintos segmentos de la población, tanto por edad, género o situación laboral, haciendo muy difícil que una persona pueda recibir varios al mismo tiempo. En la gran mayoría de los casos, el ingreso principal proviene de la fuente laboral.

Los dados son también de Andrés Schipani, Rodrigo Zarazaga y Lara Forlino, “Mapa de las políticas sociales en la Argentina”, publicado conjuntamente por el Centro de Investigación y Acción Social (CIAS) y por Fundar, donde llevaron a cabo la tarea de rastrear todos los programas y políticas sociales de los últimos 20 años, de modo de poder cuantificarlos y poder estudiar su evolución en el tiempo.

El trabajo analiza el primer año de la gestión de Alberto Fernández, atravesado por la pandemia. Es por ese motivo que en el gráfico se observan tres políticas con incrementos sumamente elevados: las asignaciones familiares no contributivas, a causa del IFE; los subsidios de promoción o preservación del empleo formal, debido principalmente a la implementación del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP); y las políticas alimentarias, como resultado del lanzamiento de la Tarjeta Alimentar.

62E10FF5-156B-4D5B-AFF2-E890884CAB75

Si extendemos el análisis y miramos lo sucedido tras la salida de la pandemia con la ampliación del programa Potenciar Trabajo, podemos advertir que acá también se observó un fuerte incremento en esta partida, cuyos principales beneficiarios, como vimos, son los movimientos sociales. El gasto (medido en términos reales) se multiplicó por cinco desde el fin de la gestión de Cambiemos.

801E0139-089D-4925-A036-FBFFFAFD53EB

Para concluir, si bien estos programas se incrementaron, no hay que perder de vista que el empleo informal viene creciendo en los últimos años. Sumado a eso, los ingresos se vieron afectados en los últimos meses por la aceleración inflacionaria. De cara al futuro, la única manera de reducir estas políticas será recuperando el crecimiento, ya que sin eso no hay manera de generar puestos de trabajo en el sector formal.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter