El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

Los detalles de la Operación Puente de Londres

La muerte de la reina Isabel II puso en marcha un proceso meticulosamente organizado, conocido como Operación Puente de Londres, que el palacio y la nación han estado preparando durante décadas.

Sociedad 09/09/2022
8EA398D6-77D3-45F6-A1E1-F383A41C20EB

En medio del luto público, el duelo nacional y las banderas a media asta, se producirá una transición de poder y una conmemoración nacional, conocida como la Operación Puente de Londres, que ocupará la agenda del país durante días y se desarrollará durante meses hasta la coronación de un nuevo monarca.

Muchos de los detalles de la planificación para la muerte de la reina se expusieron en una investigaciónde The Guardian que fue publicada en 2017 y brindó un plan para las horas y los días venideros. Desde el cambio de siglo, esa operación ha sido discutida dos o tres veces al año en reuniones entre funcionarios del gobierno y del palacio, la policía, el ejército y los medios y ocasionalmente se informó al respecto.

CAFD0568-0250-45C7-8116-485E4A302A6F

Según el plan, la muerte de la reina se comunicaría con una frase codificada: “El puente de Londres ha caído”. 
El secretario privado de la reina, Edward Young, fue el encargado de dar el mensaje a la primera ministra.

Luego, la Oficina de Exteriores se encargó de transmitir el mensaje a los líderes de la Commonwealth, una organización compuesta en gran parte por las antiguas colonias del Imperio británico, que incluye a 15 países donde el monarca también es el jefe de Estado. Carlos, como el nuevo rey, se convirtió automáticamente en el jefe de Estado de los reinos que gobernó su madre.

“Será simplemente una transición automática, sea cual sea el sentimiento popular al respecto”, dijo Murphy. “Quien la suceda se convierte en rey de Canadá, rey de Australia, rey de Tuvalu”.

Según la planificación anterior, los medios de comunicación de todo el país y de todo el mundo se enterarían de la muerte de la reina al mismo tiempo. Sin embargo, la noticia apareció por primera vez en una publicación en la cuenta de Twitter de la Familia Real y en su sitio web, antes de ser enviada a las organizaciones de noticias de todo el mundo por la Asociación de Prensa Británica.

La BBC tocó el himno nacional poco después del anuncio y mostró una fotografía de la reina, seguida de una imagen del escudo real en una pantalla negra y las palabras “Reina Isabel II”.

La bandera del Palacio de Buckingham se bajó a media asta. Siguiendo la tradición de décadas de anuncios reales, se colocó un aviso en un cartel a las puertas de la residencia oficial, el Palacio de Buckingham.

Los noticieros televisivos estaban bien preparados, con los rigurosos atuendos de luto y la cobertura sobre la vida de la reina ya lista. El país ahora entra en un período oficial de luto que continúa hasta después del funeral de la reina, que se espera que suceda 10 días después de su muerte y será un día feriado.

Aunque el poder político del soberano es en gran medida simbólico, la monarquía desempeña un papel constitucional, por lo que se realizarán diversas formalidades respetando los lineamientos reales. Según el protocolo, dentro de las 24 horas posteriores a la muerte de la reina, los legisladores del Parlamento prestarán juramento de lealtad al nuevo rey.

Dos días después de la muerte de la reina, según el plan, la proclamación se leerá de manera ceremonial en las capitales de todo el Reino Unido: Edimburgo; Cardiff, Gales; y Belfast, Irlanda del Norte, y más tarde, altos sheriffs con atuendos tradicionales darán la noticia en pueblos y aldeas de todo el país.

Los planes también han estado en marcha a nivel local durante años. La Asociación Nacional de Oficiales Cívicos emitió un marco para los funcionarios locales que traza cada detalle desde cuándo se deben tocar las campanas (totalmente o medio amortiguadas el día del anuncio, según la guía del Consejo Central de Campaneros de la Iglesia) pasando por la ropa que deben llevar los funcionarios locales hasta el papel que se utilizará en los libros de condolencias.

Las banderas de todo el país se bajarán a media asta y permanecerán así hasta la mañana siguiente al funeral de la reina, con una excepción. El Día de la Proclamación, las banderas se izarán hasta la tarde siguiente y luego volverán a estar a media asta.

Después de la proclamación del nuevo rey, la atención volverá a centrarse en el funeral del monarca que más tiempo sirvió en el país.

El protocolo y la pompa en torno a las muertes reales y los funerales no son desconocidos en Gran Bretaña, y las muertes de la princesa Diana, la princesa Margarita y la reina madre forman parte de una memoria colectiva nacional. Muchos compararon el fallecimiento del esposo de Isabel, el príncipe Felipe, en 2021, como un ensayo general para el inevitable evento principal.

Sin embargo, la muerte de un soberano es una pérdida mucho más importante y es algo que no se ha experimentado en 70 años, desde la muerte del padre de Isabel, el rey Jorge VI. Si bien el proceso en torno a su funeral ofrece cierta orientación sobre cómo se desarrollarán los próximos días, mirar hacia atrás solo puede ofrecer una idea parcial de cómo serán los eventos.

Se espera que el ataúd de la reina descanse en el Salón del Trono del Palacio de Buckingham durante cuatro días después de su muerte, antes de ser trasladado en un desfile formal a Westminster Hall, donde permanecerá hasta el funeral. El ataúd se ubicará en una plataforma elevada cubierta de púrpura majestuosa, y la tradición dicta que cada rincón de la plataforma estará vigilada las 24 horas.

Lo más probable es que a los miembros del público se les permita pasar y presentar sus respetos, y se espera que dignatarios internacionales viajen a Londres en los próximos días. El funeral de la reina se llevará a cabo en la Abadía de Westminster.

En la mañana del funeral de Isabel, mientras su ataúd se detiene en la entrada de la iglesia a las 11 a. m. después de una breve procesión, el protocolo indica que se hará un llamado a la nación para guardar silencio durante un momento de reflexión. Después de la ceremonia fúnebre, se espera que el ataúd de la reina se coloque en el mismo carruaje verde que llevó los ataúdes de sus antepasados, en una procesión final por el Mall, que se extiende entre el Palacio de Buckingham y Trafalgar Square.

Luego será conducido al Castillo de Windsor, a unos 37 kilómetros de distancia, al lugar de descanso de casi todos los soberanos británicos desde Jorge III. Isabel será enterrada junto a sus predecesores reales en la Capilla de San Jorge.

El esposo de la reina, el príncipe Felipe, fue enterrado allí en abril de 2021 después de una discreta ceremonia fúnebre debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus. Su padre, madre y hermana también están enterrados allí.

Como la coronación formal de Carlos sucederá dentro de unos meses, el público británico tendrá tiempo para llorar a una monarca que llegó a encarnar su identidad nacional e imaginar un futuro sin ella.

Te puede interesar

3EF9FC8B-A16C-430A-AE27-B9D010C642AA

El lado Beat del Mundial

Sociedad 28/11/2022

¿Críticas injustificadas? Qatar ha sido objeto de cobertura negativa por su historial en materia de derechos humanos y trato a los trabajadores migrantes. Algunos creen que tienen un trasfondo racista y responden a un doble estándar.

Lo más visto

a1 (1)

Habemus Messi, Julián y…”Dibu”

Hugo García
Deportes 03/12/2022

Argentina pasó a cuartos de final, tras vencer a Australia por 2-1. Ganaba cómodo con los tantos del “10” y de Julián Álvarez, pero el descuento nos hizo sufrir. El “1” salvó el empate. El viernes, vamos contra Países Bajos.

Newsletter