Entender es informarse Entender es informarse

El misterio de la inmunidad

Sociedad 12/04/2022
FE0ADF31-6E70-4B4C-B3DC-248F799C20F3

Una de las cosas más sorprendentes que aprendieron los científicos al exponer deliberadamente a voluntarios al covid-19 fue que casi la mitad de ellos nunca se infectaron, incluso cuando el virus se introdujo directamente. Más sorprendente aún, se trataba de algunas personas que no se habían contagiado ni vacunado previamente.

Este llamado ensayo de infección humana controlada se concibió originalmente como una forma de acelerar las pruebas de vacunas, pero terminó siendo una ventana hacia la dinámica del virus.

C9574665-1AF0-4C85-990E-4C7C44F13276

Dos años tras el inicio de la pandemia, aproximadamente la mitad de los estadounidenses aún no han registrado una infección, según estimaciones.

Sin un estudio más profundo, es difícil saber cuántos dieron positivo en las pruebas de antígeno caseras, cuántos habían tenido infecciones asintomáticas o quizás tuvieron infecciones leves que pensaron eran un resfriado y no se hicieron la prueba.

Pero el ensayo de infección controlada y los estudios de contactos en el domicilio muestran que para algunas personas es difícil contagiarse. En un estudio, solo el 38% de las personas no vacunadas que vivían con una persona infectada contrajeron el virus. La cifra fue del 25% para los vacunados.

Esto plantea la pregunta de quién es vulnerable a esta última ola, impulsada por la subvariante ómicron BA.2, que está comenzando a provocar un aumento de casos de Estados Unidos. Los expertos citados en el New York Times estimaron que el 45% de los estadounidenses tenían covid-19 durante la ola de ómicron y, por lo tanto, asumieron que el otro 55% sería vulnerable al BA.2.

1B78B118-2429-48E1-9267-04009752D443

Pero probablemente no sea tan simple. Las personas que deberían ser vulnerables no se infectan y las que deberían ser inmunes a ómicron se vuelven a infectar. Los datos del estudio revelan que hay algo más aparte de ser cuidadoso y estar vacunado que separa a los que se contagian y que se vuelven a infectar de los que permanecen libres de contagio.

Una explicación que ha surgido tiene que ver con los resfriados comunes. Un estudio reciente publicado en Nature mostró que las personas que permanecieron libres de covid tendían a tener más células inmunitarias conocidas como células T generadas por roces anteriores con estos coronavirus que causan el resfriado.

Pero otros estudios han demostrado lo contrario: que haber tenido un resfriado reciente por coronavirus puede hacer que las personas sean más vulnerables al SARS-CoV-2.

Cualquier resultado es plausible. La inmunidad estimulada por un virus similar podría ayudar a bloquear el SARS-CoV-2 o podría interferir con la respuesta inmunitaria al aumentar la producción de anticuerpos que no funcionan del todo contra esta nueva amenaza. “Creo que ha habido muy buenos estudios que argumentan en todos los sentidos”, dice el inmunólogo Danny Altmann del Imperial College London.

Para complicar las cosas, los genes influyen en la forma en que nuestro sistema inmunológico responde a cualquier virus, en particular, un grupo de genes extremadamente variables llamado HLA. Contienen el código de las proteínas que permiten a las células enviar una señal al sistema inmunitario de que están infectadas y necesitan ser eliminadas. En las células infectadas, las proteínas HLA pueden adherirse a partes del virus y mostrarlas en el exterior de una célula, como un objetivo.

B489A12A-FF00-4076-B07E-CE4638A85236

También hay variables externas que influyen en el sistema inmunológico. Por ejemplo, los animales bajo ciertos tipos de estrés son más propensos a las enfermedades infecciosas.

Sería maravilloso si la mitad de la humanidad tuviera resistencia natural a todas las variantes pasadas y futuras del SARS-CoV-2 y los científicos pudieran estudiarlas para descubrir cómo poder hacer una imitación.

Pero puede resultar que diferentes personas sean vulnerables a diferentes variantes: que las variantes antiguas colapsan porque se quedan sin personas susceptibles para infectar, pero las nuevas variantes progresan porque han encontrado formas de infectar.

Esto podría incluso explicar el misterio de por qué las olas en la pandemia suben y bajan cuando lo hacen.

Algunos científicos sugirieron ya en el 2020 que la heterogeneidad humana puede explicar por qué las oleadas pandémicas comienzan a disminuir cuando solo una fracción de las personas se ha infectado.

Sin duda vale la pena averiguarlo. La única forma de combatir eficazmente el virus es entendiéndolo mejor.

 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter