Entender es informarse Entender es informarse

Es ahora o nunca

Sociedad 05/04/2022
B8B30171-662A-402A-8A76-1AB3E819EE18

Se publicó el informe del Grupo de Trabajo III del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas. La publicación sostiene que si las emisiones globales no alcanzan su máximo en 2025 para comenzar a disminuir será muy difícil evitar una catástrofe climática.

El Panel Científico sobre Cambio Climático urge recortar ya y drásticamente, las emisiones de CO2 porque, al ritmo actual, la costra gaseosa hará imposible limitar el calentamiento global a 1,5ºC.

Esta tercera entrega del informe está centrada en la mitigación del problema. Basado en más de 18.000 publicaciones científicas, establece cómo se debe actuar para conseguir los objetivos climáticos necesarios para evitar una catástrofe.

El calentamiento del futuro depende del presente
Es una cuestión de ahora o nunca porque el pico de calentamiento que experimentará la Tierra en futuras décadas depende directamente de la acumulación de gases de efecto invernadero que provocan actualmente las actividades humanas. El CO2 que se libera ahora, que dura activo cientos de años, se suma al que se liberó desde finales del siglo XIX a lo que se le añade, por ejemplo, el metano, para espesar la costra gaseosa que retiene el calor en el planeta.

El informe destaca que los recortes en las emisiones, el abandono de los combustibles fósiles y el cambio hacia fuentes de energía limpia son “la única opción real de evitar un cambio climático desbocado”, analiza la red Climate Action Network que aúna a 1.500 organizaciones de todo el mundo.

“Alcanzar y mantener unas emisiones netas cero hace que el calentamiento vaya declinando después de marcar su máximo”, indican los investigadores. Pero, al mismo tiempo, se ha comprobado que la acumulación de emisiones que conllevarán las infraestructuras de combustibles fósiles existentes y planeadas excede la que permitiría limitar el calentamiento en 1,5ºC.

El IPCC estima que el aumento de temperatura se estabilizará cuando las emisiones alcancen el “cero neto”, es decir, que la suma de gases emitidos y los que el planeta puede absorber sea cero. Para cumplir con el acuerdo de París al respecto se necesitarían reducciones muy profundas, en algunos casos del 100%, del uso de carbón, petróleo y gas para 2050. “Es ahora o nunca (…) Sin reducciones inmediatas y profundas de las emisiones en todos los sectores será imposible”, sostiene.

Entre los principales problemas y formas de mitigarlos destacan el uso de combustibles fósiles, la producción de metano y CO2, la ganadería y dieta con bajo impacto para el planeta y la transición a ciudades más verdes.

Las ciudades: transportarse y construir sin emitir tanto 

“La manera de funcionar de las ciudades son una fábrica de CO2. Puede recortarse, para empezar, con el cambio a modelos de transporte urbano más eficientes: los vehículos eléctricos alimentados por fuentes limpias son los que más posibilidades de reducción ofrecen”. El IPCC admite que los biocombustibles sostenibles y otros productos como el hidrógeno pueden servir para atajar los gases de la aviación, el transporte marítimo y el trasporte pesado por carretera.

En cuanto a la construcción hay mucho campo: los edificios, tanto los que ya existen como los que vayan a levantarse, deberían estar pensados para no provocar emisiones de CO2. Utilizar electricidad renovable, impedir las fugas y conseguir que demanden menos energía.

Los científicos del IPCC insisten en que “la evidencia es cristalina”. “El momento de actuar es ahora y pueden rebajarse a la mitad las emisiones para 2030”. Nos encontramos en una encrucijada“, resume el jefe del IPCC Hoesung Lee. ”De las decisiones que tomemos ahora depende conseguir un futuro vivible“. 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter