El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

Cannabis, nace un mercado

Sociedad 26/08/2022
17F73F34-D856-4133-BFDF-6AF8A58722AC

No son pocas las veces en que un país tiene la oportunidad de ver nacer un mercado. Y en Argentina está sucediendo. La ley 27.350, promulgada en mayo de 2022, abrió una oportunidad para el desarrollo de una nueva industria: la del cannabis medicinal y el cáñamo industrial. La ley otorga un marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis industrial. El debate sobre qué, cuánto, para quién y cómo producir recién empieza y su resolución dependerá, en gran medida, el desarrollo futuro de un mercado de cannabis argentino. 

Si va a existir un mercado de cannabis es porque, antes, existió la demanda. En 2021, la Revista THC, el Centro de Estudios de la Cultura Cannábica Argentina (Cecca) con el acompañamiento de la Licenciatura de Historia de la Universidad Nacional de Quilmes realizaron la Primera Encuesta Nacional de Personas que Usan Cannabis. En base a esos datos que el uso del cannabis en Argentina es un fenómeno transversal a edades, niveles de ingreso y hasta orientaciones políticas. 

Hay muchos proyectos productivos que ya comenzaron a desarrollarse en la Argentina: empresas privadas, públicas y mixtas. Muchos de ellos están relevados en el documento “La cadena de valor del cannabis. Situación y tendencias internacionales, y oportunidades para la Argentina”, del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación. 

La ley 27.350 estableció un primer marco regulatorio: unas reglas de juego a la que los actores de este mercado aún intentan adaptarse. Muchas de esas reglas todavía no están del todo definidas y algunas aún no están vigentes.

Hay proyectos de producción pública en La Rioja, Santa Fe, Jujuy, Chubut, la provincia de Buenos Aires y otros distritos. Comenzamos por conocer la experiencia de Santa Fe, que produjo el primer lote de aceite de cannabis para distribución gratuita el año pasado y este año comenzó a plantar. Buscando conocer esta experiencia nos encontramos con una aún más ambiciosa: un Centro de Investigación y Desarrollo de Cultivo de Cannabis Medicinal, en colaboración con el INTA y el Conicet. Allí se llevan adelante cultivos para investigación, cuyos resultados estarán a disposición de productores e interesados para llevar adelante sus propios proyectos productivos. 

No hay industria sin empresas. Argencann es la cámara que nuclea a productores, y plantea desde su rol la necesidad de pasar a una nueva etapa que fomente la inversión privada en el mercado y ponga al Estado a acompañar en materia de regulación. 

Los potenciales productivos que abrió la legalización del cannabis medicinal no se agotan en la plantación y el procesamiento. Argentina tiene una larga y prestigiosa tradición en la industria de semillas. Este año, desde julio, es legal en nuestro país la venta de semillas.

La industria del cannabis aparece como una potencialidad pero, en algunos casos, es una realidad concreta que ya existe. La experiencia de los grow shops en la Argentina es un nodo activo que materializa las posibilidades del comercio legal. 

El mercado argentino comienza a nacer con una característica. La prueba piloto será el cannabis medicinal y el cáñamo industrial.

No podíamos hablar de legalización del cannabis sin mirar la experiencia uruguaya. El año que viene se cumplen diez años de la legalización para todo consumo, incluyendo recreativo. 

La ley de producción de cannabis y cáñamo industrial dio un marco general para que Argentina empiece a andar el camino del desarrollo de un mercado. Pero cómo será ese camino es todavía parte de una serie de definiciones, alianzas y tensiones, de cuyo resultado depende la posibilidad de establecer un mercado argentino de cannabis que funcione. 

Nace un mercado y estamos decidiendo cómo. Esto recién comienza. 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter