El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

El Papa Francisco reivindicó la vejez y reveló qué es lo que más extraña de Buenos Aires

Sociedad 07/07/2022
64590666-B6A6-462C-96C3-F1CCB371D795

El Papa Francisco aseguró que no siente que tiene 85 años y que, cuando piensa en la edad que tiene, se ríe de sí mismo y sigue “adelante”, y criticó una vez más el “descarte” que se hace de las personas mayores.

“No la siento la edad, cuando me pongo a pensar que tengo 85 años, lo tuve que pensar ahora cuando no me dejé operar por la anestesia, dije 'no, eso no', me parece una cosa no real. A esta edad, yo me río de mí mismo y sigo adelante”, sostuvo el Pontífice.

Así lo manifestó Francisco en una entrevista concedida al presbítero argentino Guillermo Marcó, exresponsable de la Oficina de Prensa del Arzobispado de Buenos Aires cuando Bergoglio era arzobispo, para su podcast 'Marcó tu semana, de la tele a las redes'.

Respecto a la edad, el Papa destacó a la vez como “algo lindo” y reprochó a la sociedad que quiera “descartar a los viejos”. “Eso hay que desterrarlo”, precisó Francisco, al tiempo que alentó a fomentar el diálogo entre la juventud y las personas mayores porque son “las raíces, la savia fresca”.

Por otro lado, el Papa también se refirió a su experiencia en el Vaticano: “Una de las cosas que aprendí acá es que no sabemos manejar las crisis, y las crisis son las que nos hacen crecer”, dijo el Papa, al tiempo que citó a los fundadores de la Unión Europea como ejemplos de hombres que “supieron manejar las crisis y crecieron con ellas, no las transformaron en conflicto, o blanco o negro”.

“Cuando transformas una crisis en conflicto, perdiste. La unidad es mayor al conflicto, o sea, el conflicto te reduce”, agregó Bergoglio.

Respecto a su vida en Buenos Aires, Francisco confesó que lo que más extraña de la capital argentina es la posibilidad de “callejear”. “Allá en Buenos Aires o iba caminando o iba en el colectivo, etcétera. Acá las dos veces que tuve que salir me agarraron in fraganti. Dos veces, en invierno. Siete de la tarde que no pasa nada, todo oscuro. Cuando fui a la óptica una señora desde el balcón (gritó): '¡El Papa!' y ahí se acabó”, recordó.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter