El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

Hallan restos de un buque inglés hundido hace 340 años que pudo haber cambiado la historia de Inglaterra

Sociedad 10/06/2022
BDBF7BA3-7D84-40F7-BFEF-8CDCF0D72AEA

Científicos encontraron reciéntemente un buque de guerra inglés hundido que podría haber cambiado la historia de la corona de Inglaterra: el HMS Gloucester se encalló en 1682 y en él se encontraba el futuro rey, Jacobo II, que pudo sobrevivir.

El 6 de mayo de 1682 la tripulación navegaba en frente de la ciudad de Great Yarmouth cuando se atascó en bancos de arena. En el proceso de una hora fallecieron entre 130 y 250 tripulantes y pasajeros.

Este hecho podría haber sido, por muy poco, uno de los momentos claves en la historia de Europa. El naufragio estuvo a punto de provocar la muerte del heredero al trono en Inglaterra y Escocia, algo que hubiese cambiado el rumbo del continente. "Si hubiera muerto, el resultado habría sido una historia británica y europea muy diferente’', afirmó Claire Jowitt, experta en historia marítima de la Universidad de East Anglia.

E1A6E0CA-6358-4DBF-ADCA-13B7F8BC8DE9

Quién era Jacobo Estuardo
Se trata del último monarca católico: Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda, perteneciente a la dinastía Estuardo. Era el segundo hijo de Carlos I de Inglaterra. Durante la revolución parlamentaria de 1642, que terminaría con la ejecución de su padre y la instauración del Protectorado de Oliver Cromwell, Jacobo II fue prisionero pero consiguió huir al extranjero en 1648.

En 1671 se convirtió al catolicismo y fue destituido de sus cargos públicos en virtud de la Ley del Test, que excluía a los que no fueran anglicanos del servicio de la Monarquía. Tuvo que huir de Inglaterra a raíz del descubrimiento de una conspiración católica en 1678. Al morir su hermano Carlos II en 1685, Jacobo accedió al trono. En 1687 eliminó las discriminaciones legales contra los católicos, implantando una amplia tolerancia religiosa.

Su trono fue arrebatado por Guillermo III de Orange, que contaba con el apoyo de las fuerzas parlamentarias.
Se exilió a Francia y, desde allí, el resto de su vida consistió en intentar recuperar la corona.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter