El mundo en un sólo lugar El mundo en un sólo lugar

En foco: Argentina en la cuarta ola de COVID-19

Sociedad 24/05/2022
AFD24B90-2E4F-4492-895B-0843CF5A6036

En las últimas semana fueron 43.487 casos detectados, 6.212 diarios, un crecimiento bastante más moderado que la semana pasada, 28%.

Fue una de menor crecimiento de casos, también influida por el feriado con un leve aumento de pacientes en terapia que suman 323.

La curva de casos en parece estar haciendo pico, sin estrés del sistema de salud. Es lo que esperábamos y se confirma gracias al enorme proceso de vacunación.

En la Argentina, de las 101.147.280 vacunas aplicadas, 40.762.398 corresponden a primeras dosis, en tanto 37.405.047 personas completaron su esquema inicial de dos dosis y 22.979.835 personas ya recibieron su dosis adicional o de refuerzo, tal como se informa en elMonitor Público de Vacunación, el registro online del Ministerio de Salud que muestra en tiempo real el operativo de inmunización en todo el territorio argentino.

En porcentajes, el 89% de la población recibió la primera dosis de alguna de las vacunas autorizadas de emergencia disponibles en el país para prevenir el COVID-19, 81% completó el esquema inicial de dos dosis, y 50,16% de la población cuenta con su tercera dosis de refuerzo.

Casos acumulados en los últimos por jurisdicción.

🔸 PBA: 14.992 casos
🔸 CABA: 14.665
🔸 Córdoba: 3.245
🔸 Misiones: 1.330
🔸 La Pampa: 1.102


El nivel de alerta no es el del año 2020. El país no sucumbió al despreciable discurso de que era una gripe y se logró disminuir drásticamente la gravedad de la enfermedad con las vacunas.

Las restricciones hacían falta en 2020. NO HABIA VACUNAS. Los hospitales colapsaban, no alcanzaba el oxígeno. Demorar los contagios no significaba extender la agonía en el tiempo, era salvar vidas. De a miles.

Ahora la clave es darse los refuerzos cuando toque. Ventilar, que es barato y fácil, y en todo caso, usar barbijo en ciertas situaciones (hospitales, transporte público) cuando hay muchos casos. Pero sobre todo, aprovechar que podemos volver a vivir momentos que se acercan a la normalidad.

La letalidad en Argentina viene bajando progresivamente: de cada mil personas que se detectaban contagiadas en 2020 fallecían 30, mientras que el promedio en 2021 fue 17 y en lo que va de 2022 estamos entre tres y cuatro personas que fallecen cada mil contagios detectados.

Es importante hacer hincapié en el dato de contagios detectados porque es clave para entender que siempre está relacionado a la capacidad de detección. Más allá de esto, y de alguna discusión que se está dando a nivel global acerca de que con Ómicron hay subregistro de fallecidos, la realidad es que el poder de las vacunas, sumado a la inmunidad natural, muestra niveles de letalidad mucho más bajos que al inicio de la pandemia.

Cuando se leen la cantidad de casos no podemos hacerlo con el mismo lente del inicio de la pandemia.

Si solo se observa por fecha de notificación, es decir tal como se informa en el reporte, los casos de esta semana fueron 43.487, lo que representa un 27,9% más de casos que el domingo pasado (33.989).

Es decir que visto por fecha de notificación, si bien hay un incremento, también hay una desaceleración del crecimiento ya que el aumento de la semana del 8 al 15 de mayo había sido del 92,61% respecto de la semana del 1 al 7 (17.646).

En todas las jurisdicciones los casos siguen subiendo, aunque, a menor velocidad; esto puede implicar que no estamos lejos del máximo, es decir que no comenzó la cuarta ola sino la estamos transitando, no muy lejos del inicio de descenso de casos a pesar del invierno.

Ya conocemos el comportamiento o la dinámica del virus: primero aumentan los casos, a los 15 o 20 días las internaciones, y otros 15 o 20 días después las personas fallecidas. Las vacunas lo que hicieron fue, justamente, que la proporción de personas internadas y fallecidas respecto de las contagiadas, sea mucho menos que en las olas anteriores.

A priori parece ser que la gran mayoría de los casos son leves, con pocos síntomas, más bien de vías aéreas superiores y con poco compromiso pulmonar. Habrá si,  muchos casos, pero no llegaremos a los 300 mil semanales que vivimos en enero.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter