Entender es informarse Entender es informarse

Una empresa desarrolla un globo gigante para llevar a turistas a la estratósfera en 2024

Sociedad 23/04/2022
E8633D24-8741-4145-A2E0-BDA03D9F9094

Las vistas panorámicas tienen un atractivo singular para las personas. Hay algo en estar en la cima de una montaña, o en la punta de una torre; en dominar un paisaje, ver un valle desde arriba, los techos de las casas, el mundo como lo ven los pájaros o las nubes.

Así que no es de extrañar que haya anotadas 600 personas para hacer un viaje de cuatro horas, por el que pagarán unos 125.000 dólares cada una, y que consiste, ni más ni menos, que subir a la estratósfera en globo.

BC9220E8-F288-4FD3-AD06-FCB8FFD463B4

Pero no se trata de un viaje en cohete ni de un periplo incómodo: por el contrario, la propuesta de la compañía Space Perspective es hacerlo en una forma lujosa, y que hace rememorar los viajes en dirigible, como el Graf Zeppelin que visitó Buenos Aires en 1934.

46A164EC-07D5-406D-9138-C4F4CADD1956

El nombre del vehículo que se elevará hasta los cielos en 2024 (si no se demora el proyecto) es el Neptuno, que según revelan las fotos que difundió la compañía permitirán vistas panorámicas en 360 grados, y que subirá a 30 kilómetros de altura gracias a un globo gigantesco, en un viaje que toma dos horas de ida y otro tanto de vuelta, para que el trayecto sea lo más placentero posible, y los pasajeros puedan disfrutar de la inusual vista que se logra desde esa altura, muy superior a la que transitan los aviones comerciales.

La de Space Perspective no es la única iniciativa que busca hacer accesible el turismo espacial: Blue Origin (de Jeff Bezos) ya lo está haciendo con su nave New Shepard, que también sube hasta el límite de la estratósfera (la llamada línea de Karman). Mientras, Virgin Galactic (de Richard Branson) ofrecía a mediados del año pasado la posibilidad de comprar un viaje de ida y vuelta al espacio por 450.000 dólares, en una nave capaz de hacer vuelos suborbitales. SpaceX (de Elon Musk), por su parte, apuesta por ahora a los vuelos comerciales a la Estación Espacial Internacional, como el que se realizó en septiembre último.

Todos ellos ofrecen una alternativa breve y onerosa, pero muy particular, a un viaje en globo aerostático, un descenso en paracaídas, un vuelo en planeador o unas más tradicionales vacaciones en la playa, las sierras o el sur.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter