Espiados

El mundo 21 de julio de 2021
Al menos 14 mandatarios fueron objeto de espionaje a través del software Pegasus.
33EB2346-9BA1-439E-9849-D1E0B5CAF991

Uno de los celulares del presidente de Francia, Emmanuel Macron, figura en una lista de posibles objetivos del software Pegasus, que algunos Estados utilizaron como herramienta de espionaje, según difundió el Proyecto Pegasus.

De acuerdo a lo que publicaron Le Monde y Radio France, el número del presidente figuraba en la lista de números seleccionados por un servicio de seguridad del estado de Marruecos. Francia comenzará una investigación y Marruecos rechazó cualquier implicación en el tema. 

Pero no fue el único mandatario espiado: según publicó el Washington Post, hay al menos 14. Se tratan de tres presidentes, diez primeros ministros y un rey. Los tres presidentes, aún en actividad: Macron, Barham Salih (Irak) y Cyril Ramaphosa (Sudáfrica). Otros tres primeros ministros aún en el cargo: Imran Khan (Pakistán), Mostafa Madbouly (Egipto) y Saad-Eddine El Othmani (Marruecos). Los siete primeros ministros restantes: Ahmed Obeid bin Daghr (Yemen) Saad Hariri (Líbano), Rhakana Rugunda (Uganda), Edouard Philippe (Francia), Bakitzhan Sagintayev (Kazajistán), Noureddine Bedoui (Argelia) y Charles Michel (Bélgica). Y un rey: Mohammed VI, de Marruecos. 

Forbidden Stories y Amnistía Internacional obtuvieron una lista de 50.000 números de teléfono seleccionados por los clientes del grupo NSO, creador del software, para una posible vigilancia. La herramienta permite detectar información privada de los teléfonos móviles, incluyendo conversaciones, fotografías y ubicación de los smartphones en todo momento.

El Proyecto Pegasus es una innovadora investigación colaborativa en la que han participado más de 80 periodistas de 17 organizaciones de medios de comunicación de 10 países bajo la coordinación de Forbidden Stories, organización sin ánimo de lucro de medios de comunicación con sede París (Francia), y con el apoyo técnico de Amnistía Internacional, que realizó análisis forenses punteros de teléfonos móviles ara identificar rastros del software espía.

“El Proyecto Pegasus pone al descubierto que el software espía de NSO es el arma preferida de los gobiernos represivos que intentan silenciar a periodistas, atacar a activistas y aplastar la disidencia, poniendo en peligro innumerables vidas”, manifestó Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“Estas revelaciones echan por tierra cualquier afirmación de NSO de que tales ataques son poco frecuentes y obedecen a un uso fraudulento de su tecnología. Aunque la empresa afirma que su software espía sólo se utiliza en investigaciones penales y de terrorismo legítimas, está claro que su tecnología facilita la comisión de abusos sistemáticos. NSO dibuja una imagen de legitimidad mientras saca provecho de violaciones de derechos humanos generalizadas.”

“Está claro que sus acciones plantean preguntas más amplias sobre la absoluta falta de regulación que ha dado lugar a un ‘salvaje oeste’ de ataques abusivos generalizados contra activistas y periodistas. Hasta que esta empresa y la industria en su conjunto puedan demostrar que son capaces de respetar los derechos humanos, se debe suspender con carácter inmediato la exportación, venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia.”

En una respuesta escrita dirigida a Forbidden Stories y sus organizaciones de medios de comunicación socias, NSO Group aseveró que “niega rotundamente…las acusaciones falsas” del informe. Escribió que los reportajes del consorcio se basaban en “suposiciones equivocadas” y “teorías no corroboradas” y reiteró la “misión que salva vidas” de la empresa. Se puede consultar un resumen más completo de la respuesta de NSO Group en este enlace.

La investigación 
En el centro de esta investigación se encuentra el software espía Pegasus de NSO Group que, una vez instalado subrepticiamente en el teléfono de las víctimas, proporciona al atacante pleno acceso a los mensajes, correos electrónicos, elementos multimedia, micrófono, cámara, llamadas y contactos del teléfono.

A lo largo de la próxima semana, los medios de comunicación asociados al Proyecto Pegasus —incluidos The Guardian, Le Monde, Süddeutsche Zeitung y The Washington Post— publicarán una serie de historias en las que revelarán información detallada sobre la selección de dirigentes mundiales, figuras políticas, activistas de derechos humanos y periodistas como posibles objetivos de este software espía.

A partir de los datos filtrados y sus investigaciones, Forbidden Stories y los medios de comunicación asociados identificaron posibles clientes de NSO en 11 países: Arabia Saudí, Azerbaiyán, Bahréin, EAU, Hungría, India, Kazajistán, Marruecos, México, Ruanda y Togo.

NSO Group no ha tomado las medidas adecuadas para poner fin al uso de sus herramientas para la vigilancia selectiva ilegítima de activistas y periodistas a pesar de que sabía, o habría debido saber, que se estaba produciendo.

banner pag web (4)

Te puede interesar