La falta de microchips amenaza la recuperación económica global postcovid

Economía 05 de julio de 2021
La crisis de escasez de chips podría incluso perdurar hasta 2022.
2AB60F0F-2574-4A4C-B9F0-9A64A71D6612

Como parte del paquete de recuperación económica, hace algunas semanas el presidente de EEUU dijo que invertiría 50.000 millones de dólares para promover la fabricación de semiconductores en el país (aunque estiman que hará falta más).

De acuerdo con medios europeos que reflejaron los resultados del informe, la consultora estima que no solamente serán necesarios miles de millones de euros o dólares para superar esta crisis, sino que la actual situación no sería superada hasta bien entrado el 2022. 

Fabricantes de automóviles como Ford, General Motors, Volkswagen, Toyota y Daimler, ya están paralizando su actividad en muchas fábricas de Europa. Lo peor del panorama es que se estima que la actual crisis de semiconductores no será la última y que la industria automotriz tendrá que convivir con este problema por algún tiempo. Aunque el sector de producción de automóviles sólo representa el 10% del mercado mundial de microchips, es uno de los más golpeados por la escasez. Pero no es el único, ya que prácticamente todos los aparatos electrónicos llevan en su interior microchips, incluyendo baterías de litio, inversores, reguladores, cargadores de baterías, sistemas de monitoreo, y las populares y muy vendidas en todo el mundo consolas de videojuegos.

Esto por una razón muy simple. Los microchips se encargan de procesar las operaciones lógicas y aritméticas que hacen funcionar los aparatos. Y grandes productores y proveedores de todo el mundo como Samsung o Qualcomm ya anunciaron que son incapaces de producir y cumplir con las demandas y pedidos de chips de memoria, y no tienen suficientes ni siquiera para sus propios productos.

La semana pasada, se conoció que tanto Sony como Microsoft anunciaron que tienen enormes dificultades para mantenerse al día con la demanda de sus consolas PlayStation 5 (PS5) y Xbox Series X. De hecho, estiman que la escasez los afectará por 12 o 18 meses más. 

"Incluso si aseguramos muchos más dispositivos y producimos muchas más unidades de PlayStation 5 el próximo año, nuestro suministro no podría alcanzar la demanda", dijo el director financiero de Sony, Hiroki Totoki, en una sesión informativa privada con analistas. Es que, además de que la consola necesita chips de gama alta como las GPU o una tarjeta gráfica RTX 3080 —que están en falta—, la demanda por la PS5 es tan grande que aún con los chips suficientes no podrían abastecer a todos, según una nota publicada en BAE Negocios.

Y esto tiene que ver fundamentalmente con la concentración de la producción y provisión de estos elementos por parte de muy pocos jugadores a nivel internacional: la firma taiwanesa TSMC es la responsable de alrededor del 80% de los chips microcontroladores que se consumen a nivel global.Además de que el resto de los players también están localizados en el Sudeste Asiático.

Matt Murphy, consejero delegado del fabricante de chips Marvell Technology, asegura que comenzó a preocuparse por la escasez en septiembre del pasado año. Su compañía estaba recibiendo una avalancha de pedidos de sus semiconductores, vendidos en el sector automotriz, inalámbrico y de centros de datos.

"Estaba muy preocupado por el 'efecto del papel higiénico', por el miedo a que la gente no recibiera suministro, y eso iba a crear una burbuja potencial en el mercado", recuerda Murphy. "Pude ver encenderse las alarmas, y esto no va en una buena dirección", asegura.

banner pag web (4)

Te puede interesar