La vacunación en el mundo supera las 3.000 millones de dosis con grandes desigualdades entre países

Claves 04 de julio de 2021
En enero, el mundo no pasaba de los cinco millones de vacunas administradas al día de promedio. Ahora, inocula unos 40 millones.
8EDC9870-557E-4A67-85D0-7E3B3745631E

Algo más de medio año del inicio de las campañas, más de 3.100 millones de dosis se han inyectado ya en brazos de todo el mundo. 

Desde una perspectiva global, el ritmo de la inmunización se aceleró hasta dispararse en las últimas semanas: si hicieron falta entre cuatro y cinco meses para administrar los primeros 1.000 millones de dosis (finales de abril), los segundos 1.000 millones necesitaron apenas mes y medio (principios de junio), mientras que los siguientes 1.000 millones se añadieron en menos de un mes (finales de junio), basado en los datos recopiladospor el portal especializado Our World in Data, que documentó la primera vacuna administrada a mediados de diciembre.

En enero, el mundo no superaba los cinco millones de inyecciones al día de promedio. Ahora, inocula ocho veces más: alrededor de 40 millones diarias. El recuento de más de 3.100 millones de vacunas incluye, no obstante, fórmulas que requieren dos dosis –prácticamente la mayoría–, y también monodosis, por lo que el número de personas vacunadas hasta ahora no se puede extrapolar de este dato con exactitud.

Pese a que, en general, la inmunización mundial progresa ahora más rápido, una vez se coloca la lupa sobre el mapa, los avances siguen siendo muy dispares y la campaña continúa atravesada por una gran desigualdad en la distribución entre países ricos y empobrecidos, tachada de "escandalosa" por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha dicho que el número de dosis administradas en todo el mundo hasta ahora sería suficiente para proteger a todos los trabajadores sanitarios y a las personas mayores, "si se hubiesen repartido equitativamente".

Las estadísticas siguen sin mostrar grandes cambios meses después: a más de medio año de las primeras vacunaciones, los países de altos ingresos, en los que vive solo el 16% de la población del planeta, administraron el 31% de las dosis mundiales. Los de bajos ingresos colocaron solo el 0,3%.

Quienes están acelerando ahora en términos de población son principalmente Europa y Asia, que están vacunando a un 0,6% y un 0,7% de sus habitantes cada día, respectivamente. También, una parte muy importante en números totales corresponde la vacunación del continente asiático, con mayor población: de los 40 millones de dosis administradas a diario de promedio, unos 30 están en Asia.

En este sentido, hay que tener en cuenta que solo China e India suman casi 3.000 millones de personas. Según Our World in Data, que se basa en las cifras oficiales, China inyectó hasta ahora más de 1.260 millones de vacunas (aproximadamente el 40% del total mundial) e India alrededor de 335 millones. Pero si se observa el progreso por población, sus tasas de vacunación no están entre las más avanzadas del globo, con 88 y 24 dosis por cada 100 habitantes, respectivamente.

A nivel mundial, el país que se encuentra a la cabeza con el mayor número de dosis inoculadas por cada 100 personas es Emiratos Árabes Unidos (EAU), con 155. EAU comenzó usando Sinopharm, desarrollada en China, y luego agregó las inyecciones de Pfizer-BioNTech, AstraZeneca y Sputnik V. Le siguen las islas pequeñas de Malta y Baréin, con 152 y 125 dosis por cada 100 ciudadanos. Malta es el país más avanzado en vacunación en la Unión Europea, pero también es el de menor tamaño.

A continuación está Israel, que durante estos meses protagonizó una de las campañas más rápidas del mundo: ya dio 125 dosis por cada 100 habitantes. Pero, a pesar de que tuvo un gran comienzo en términos de población, el ritmo de la vacunación se ha ido ralentizando desde abril, tras inocular a la mayoría de las personas elegibles en ese momento. La cantidad diaria de inyecciones está aumentando desde que las autoridades están intentando acelerar la inmunización de los menores de entre 12 y 15 años, según la prensa local.

Tras Israel están Islandia, la pequeña isla caribeña de Aruba y Chile, la nación más avanzada de América Latina con 119 dosis por cada 100 personas. Chile administró mayoritariamente la fórmula del laboratorio chino Sinovac, seguida de la de Pfizer-BioNTech. Le siguen Mongolia, Uruguay y Reino Unido, que ya inyectó 115 vacunas por cada 100 ciudadanos y continúa manteniendo un ritmo alto, mientras intenta impulsar la inmunización entre los jóvenes ante el incremento de los contagios y la rápida expansión de la variante Delta del virus, ya predominante en el país.

Estados Unidos, por su parte, administró 99 dosis por cada 100 personas, pero, al igual que en Israel, el ritmo también se ha ido ralentizando tras protagonizar uno de los inicios más rápidos del mundo. Joe Biden esperaba tener el 70% de los adultos al menos parcialmente vacunados para el 4 de julio, pero la Casa Blanca admitió el mes pasado que no alcanzaría esa meta, en gran parte por los bajos niveles entre los adultos más jóvenes. Algunos análisis han sugerido también que, en áreas más rurales y más republicanas, la oferta supera con creces la demanda de vacunas.

Por el contrario, tras estar rezagado con respecto a otros países ricos en los primeros meses, Canadá consiguió aumentar su tasa de vacunación hasta alcanzar niveles similares a los de EEUU. Algunos de los países más poblados de la UE también están acortando distancias con el gigante norteamericano, como Alemania, Italia o Francia, también España, que ya administraron más de 83 dosis por cada 100 habitantes.

La inmunización, sin embargo, avanza a una velocidad mucho menor de la esperada en Rusia, que solo colocó 28 dosis por cada 100 personas. A pesar de contar con vacunas desarrolladas en el país, se considera que la aceptación entre los ciudadanos ha sido lenta.

Japón, Corea del Sur y Australia son las principales naciones ricas atrasadas en la inmunización, con menos de 40 dosis por cada 100 habitantes. Son países que tuvieron niveles de contagio relativamente bajos a lo largo de la pandemia y comenzaron a vacunar más tarde que otras potencias como EEUU y la UE. La campaña australiana recibe críticas por quienes creen que está tardando demasiado. En Japón, el ritmo parece acelerarse, pero el país asiático se ha visto obstaculizado por la escasez de personal médico y los retrasos en la importación de vacunas. Corea del Sur también ha sufrido demoras en las entregas.

En general, durante estos meses, la velocidad de la vacunación mundial ha estado condicionada en gran medida por la disponibilidad de dosis. Pero, según las circunstancias de cada país, también se han atribuido otros factores como el tamaño geográfico y de la población, las aprobaciones reglamentarias, la disposición de la población a inmunizarse y cuestiones logísticas, así como las pausas en los usos de determinadas vacunas y las estrategias nacionales, con países como Canadá y Reino Unido retrasando las segundas dosis.

Los últimos de la fila
Se considera que el acaparamiento de la mayoría de las vacunas por parte de los países ricos, que se aseguraron grandes volúmenes con contratos directos con las farmacéuticas incluso antes de que estuvieran aprobadas,fue el mayor golpe para el acceso de los de menores recursos, que se quedaron atrás.

Con la excepción de Taiwán, la cola de la vacunación mundial la forman principalmente países de renta baja y renta media baja. La brecha se hace visible al agrupar las dosis administradas por regiones del mundo. África continúa a la zaga, con 4 dosis administradas por cada 100 habitantes. Esta tasa en Europa es de 68, mientras en Norteamérica es de 99.

Las autoridades sanitarias advirtieron de que, mientras escasean las vacunas, el continente africano lucha en estos momentos con su tercera ola de COVID, que los CDC de África calificaron como "extremadamente brutal". No obstante, el ritmo de la inmunización entre los países africanos no ha sido uniforme, con países como Marruecos muy a la cabeza, con 52 dosis por cada 100 personas.

Aunque se está acercando a Asia, la vacunación en América Latina y el Caribe está aún muy lejos de los niveles alcanzados en las partes más ricas del mundo, con 40 dosis por cada 100 ciudadanos.

Mientras, se mantiene como la segunda región del planeta con mayor volumen de casos diarios de Covid –y en el hemisferio sur acaba de comenzar el invierno–. En América Latina hay territorios que han sido muy vulnerables al virus, como Perú, que, tras una revisión de sus cifras se convirtió en el país con mayor número de fallecimientos con Covid en todo el mundo por cada millón de habitantes. Su tasa de vacunación en estos momentos es de 23 dosis por cada 100 personas. Argentina, en tanto, está levemente por encima del promedio, con 48 dosis cada 100 habitantes.

Muchos de estos países confiaron para sus campañas en el mecanismo COVAX, creado para intentar asegurar un reparto equitativo. Pero su suministro se ha visto interrumpido y se espera que siga siendo muy escasodurante julio y agosto, principalmente tras los retrasos de su principal proveedor a raíz de la última ola devastadora de coronavirus en India. Sin embargo, las limitaciones a la exportación en la potencia asiática solo han profundizado aún más los problemas a los que se enfrenta COVAX.

La iniciativa no comenzó sus primeros envíos hasta finales de febrero, aseguró volúmenes bajos y el acaparamiento de los países ricos acabó perjudicando su capacidad de compra. Varios países expresaron su frustración con COVAX, mientras cada vez más voces cuestionan que el mecanismo está fallando en su objetivo, aunque también hay quienes opinan que estaba condenado al fracaso desde el principio.

banner pag web (4)

Te puede interesar