La búsqueda del cuerpo argentino

Sociedad 03 de julio de 2021
Especialistas creen que la nueva tabla de talles empujará hacia arriba la media actual.
BBAD35C5-6D89-4264-A47C-484083D00083

El viaje es por tierra: un scanner corporal 3D tiene que llegar desde Jujuy, provincia en la que quedó varado cuando la pandemia de CoVid-19 llegó a la Argentina, hasta Buenos Aires. Tiene una misión y un tiempo previsto -nada menos que por la reglamentación de una ley- para cumplirla: es la herramienta con la que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) llevará a cabo el estudio antropométrico para establecer el Sistema Único Normalizado de Talles de Indumentaria (SUNITI), objetivo central de la llamada “Ley de Talles”, aprobada en 2019 y reglamentada el 10 de junio de este año.

El estudio está en busca de la media corporal de los argentinos y las argentinas para, hacia arriba y hacia abajo, lograr que los talles de la ropa que estén a la venta se ciñan a esa tabla, vernácula y actualizada, y por todo eso más realista, y no a las de ahora, que son más bien europeas, de hace varias décadas, y no están unificadas: se puede ser talle M, L o XL según quién fabrique la prenda, y se puede no ser nada de eso, estar por afuera de esa norma, y cargar con ese impacto. 

“En total vamos a medir unos 14.000 cuerpos de distintas edades y distintas geografías de la Argentina: nos queda el 40% de las mediciones por hacer. Eso después se procesará y allí tendremos la media de los cuerpos argentinos, tanto de varón como de mujer, y podría surgir la media de algún otro género autopercibido si hubiera una muestra de ese género lo suficientemente representativa. Hasta ahora no ocurre”, describe Sandra Jung, licenciada en Matemática y coordinadora del estudio del que se ocupa el INTI.

Desde la reglamentación de la ley, que está por cumplir un mes, ese organismo público tiene 240 días para cumplir con la tarea que le fue asignada.

El reclamo por el sinceramiento -y la unificación- de las tablas de talles tiene respaldo en la experiencia de quienes compran ropa y calzado: según la última encuesta sobre talles de la organización civil AnyBody Argentina, que se dedica a visibilizar la diversidad corporal y que estuvo entre quienes impulsaron la Ley de Talles, alrededor del 64% de las personas tienen dificultades para encontrar su talle -con frecuencia o siempre- cuando quieren comprar ropa. Esa proporción crece hasta más del 81% de las personas encuestadas cuando la dificultad es ante el talle único: una prenda que se ofrece como “universal” le sirve a dos de cada diez personas.

“La segunda causa de discriminación en la Argentina, según las denuncias que recibe el INADI, es el aspecto físico. Es una muestra cabal de que seguimos pensando que las personas son válidas según el cuerpo que tienen, en un país en el que 7 de cada 10 personas no encuentran talle sin dificultad. Detrás de esa problemática hay exclusión y vulneración de derechos. Creemos que una tabla actualizada, basada en el estudio de los cuerpos argentinos actuales, va a mejorar la situación: es un paso importante”, sostiene Mercedes Estruch, coordinadora de AnyBody Argentina.

La tabla va a suponer un cambio. Nuestras encuestas dan cuenta de que las personas sienten que su cuerpo está equivocado, y no el local, y con este estudio vamos a tener acceso a talles más acordes a nuestro cuerpos, y eso da vuelta esa sensación de equivocación”, resume Julieta Fantini, psicóloga, creadora de la cuenta de Instagram @cuestionartearg, y también integrante de AnyBody Argentina.

banner pag web (4)

Te puede interesar