La segunda ola y un nuevo semestre de estancamiento

Economía 30 de junio de 2021
La economía de Argentina experimentó en abril pasado un salto de magnitud respecto a los niveles de virtual parálisis registrados en igual mes de 2020, pero esta recuperación tiene su contracara en los tres meses de estancamiento
2B34DEB1-FC18-4D59-B153-F2EC77394AA4

La actividad económica acumuló tres meses de caída al hilo. Además, en abril aceleró la baja y fue de 1,2% mensual, la peor en lo que va del año. En mayo volverá a dar negativo y junio tiene opiniones divididas. Para julio ya se espera un cambio de signo y el año terminará con un crecimiento cercano al 7%, mayormente explicado por cuestiones estadísticas.

Hasta acá, la mejora del año es de apenas 0,5%. La estabilidad cambiaria será la clave, junto con la política fiscal y la dinámica de los salarios. La segunda ola, con todo, tuvo mucho menos impacto que la primera ola, cuando se vio un desplome inédito.

Los datos fueron publicados por el Indec a través del informe del Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) correspondiente a abril. En la comparación interanual, la mejora fue de 28,3%. Cabe recordar que abril del 2020 fue un mes históricamente bajo, por los efectos de la primera ola, que, por las restricciones sanitarias extremas del momento, tuvo un impacto mucho más fuerte en cuanto a su carácter recesivo.

De esa forma, aunque el 28,3% permite observar la recuperación económica registrada durante el último año, no es un buen indicador de lo que está ocurriendo con la actividad en plena segunda ola. En lo que va del año la mejora del PBI es de apenas 0,5%, lo que muestra cierto estancamiento.

Desde el Gobierno destacaron que la economía está “solo” 3,1% por debajo de los niveles previos al Covid-19. Y afirmaron: "cuatro sectores se encuentran en niveles superiores a los de abril 2019: Comercio (5,1%), Electricidad, Gas y Agua (3,6%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (2,4%) e Industria (2,2%)".

Sobre mayo hay consenso de que dará una nueva caída, ya que fue el mes de las restricciones más duras. Junio tiene opiniones divididas: las medidas sanitarias más rígidas se levantaron con un tercio del mes ya corrido. Para LCG en el mes impactaría positivamente la comparación estadística y en eso coincidió Analytica. Para Ecolatina, en cambio, habría otra baja más. 

A partir del segundo semestre arrancará nuevamente la recuperación. El Gobierno espera, en ese sentido, un crecimiento del PBI de 7%, superior al de 5,5% que marcaba en el Presupuesto. Se explicará fundamentalmente desde lo estadístico, ya que el 2020 dejó un arrastre de 5,7%, tal como surge de comparar los niveles de actividad de diciembre con el promedio del año pasado. Para los analistas privados estará apenas por debajo de esa nueva meta encarada por el Gobierno.

Desde Ecolatina señalaron: “Esperamos que el impacto de la segunda ola se haya traducido en un retroceso desestacionalizado de la actividad en el periodo abril-junio. Sin embargo, en la segunda parte del año, la economía se recuperaría tanto de manera desestacionalizada como interanual: el mayor ritmo de vacunación y la baja de contagios por el calor permitirían menores restricciones en comparación a los meses previos. Además, la desaceleración de la inflación en un contexto de reapertura de paritarias sería el principal mecanismo para que el consumo muestre un crecimiento en la previa electoral”.  

banner pag web (4)

Te puede interesar