La mano izquierda de Dios

Claves 18 de junio de 2021
B256D680-A201-4109-A973-89512D3F6E91

El papa Francisco criticó la corrupción que convierte a los sindicatos en "seudopatrones" y los aleja del pueblo, al tiempo que consideró que el derecho a la propiedad privada es "un derecho natural" pero "secundario" derivado del derecho que tienen todos, "nacido del destino universal de los bienes creados". 

Además, en un videomensaje enviado a la 109 Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, el Pontífice pidió "garantizar que la asistencia social llegue a la economía informal" golpeada por los efectos del coronavirus, y lamentó el "aumento" de la pobreza y el desempleo por la falta de medidas a nivel mundial durante la pandemia. 

"Estamos llamados a dar prioridad a nuestra respuesta hacia los trabajadores que se encuentran en los márgenes del mundo del trabajo y que todavía se ven afectados por la pandemia del Covid-19", planteó Francisco.

En ese marco, el Papa se refirió especialmente a "los trabajadores poco cualificados, los jornaleros, los del sector informal, los trabajadores migrantes y refugiados, los que realizan lo que se suele denominar el trabajo de las tres dimensiones: peligroso, sucio y degradante, y así podemos seguir la lista". 

Para Jorge Bergoglio, "muchos migrantes y trabajadores vulnerables junto con sus familias, normalmente quedan excluidos del acceso a programas nacionales de promoción de la salud, prevención de enfermedades, tratamiento y atención, así como de los planes de protección financiera y de los servicios psicosociales".

"Es uno de los tantos casos de esta filosofía del descarte que nos hemos habituado a imponer en nuestras sociedades", denunció.

En especial, el Papa afirmó que "las mujeres de la economía informal, incluidas las vendedoras ambulantes y las trabajadoras domésticas, sienten el impacto del Covid-19 bajo muchos aspectos: desde el aislamiento hasta la exposición extrema a riesgos para la salud".

 
"Por lo tanto, es muy necesario garantizar que la asistencia social llegue a la economía informal y preste especial atención a las necesidades particulares de las mujeres y de las niñas", reclamó.

De cara a la pospandemia, el pontífice retomó lo expuesto en su encíclica de 2020 Fratelli tutti y aseguró que "a veces, al hablar de propiedad privada olvidamos que es un derecho secundario, que depende de este derecho primario, que es el destino universal de los bienes".

banner pag web (4)

Te puede interesar