Expediente Maradona

Claves 15 de junio de 2021
266C37F0-586A-4638-8E1F-B4F3DFE60310

“Me parece importante destacar que no sabía de los antecedentes del paciente. Ni Perroni (Mariano, coordinador de los enfermeros), ni Forlini (Nancy, médica de Swiss Medical a cargo de la internación domiciliaria) me lo informaron. Era lo más importante”. Esas fueron las últimas palabras de la declaración indagatoria de Ricardo Almirón, el enfermero del turno noche que se convirtió -nada menos- en la última persona que vio con vida a Maradona.

La nueva grieta será entre los imputados: para el enfermero hubo una clara negligencia médica repartida entre otros profesionales de la salud, también imputados en la causa. “Solo tenía una hoja en la heladera con las pastillas que tenía que tomar” aseguró Almirón, quien también reveló habérselo consultado a la familia ante la negativa de los médicos. 

B4EED0D2-D468-4718-A070-A5F365E344F4

Almirón afirmó haber estado siempre en una total incertidumbre. Contó que todos los controles que le realizó a Maradona eran informados en un grupo de whatsapp, donde estaba la coordinadora de internación, Nancy Forlini, y el coordinador de enfermería, Mariano Perroni. Además, en ese grupo, estaba la psiquiatra Agustina Cosachov, y el médico clínico de la obra social. Repitió constantemente que nunca nadie le dio ninguna indicación específica sobre el tratamiento.

¿Por qué es grave la desidia médica que denuncia el enfermero? Maradona, quien murió de un infarto, tuvo taquicardia durante toda la internación domiciliaria. “Solía tener una frecuencia cardiaca por minuto de entre 110 y 120. Lo normal es de 60 a 100. Cada vez que se la medía, ponía los datos en un whatsapp, pero nadie me daba ninguna indicación. Solamente Cosachov cambió la medicación una vez, por lo que queda claro que estaba al tanto del problema”.

Más grave aún. Almirón solicitó a sus superiores “un monitor cardíaco, tubos de oxígeno y un cardiodesfibrilador” pero nunca se los entregaron.

La última gran revelación de Almirón ante los fiscales contradice un concepto central de la junta médica que asegura que Maradona tuvo 12 horas de agonía. “Abrí la puerta de la habitación entre las 6 y media y las 7 de la mañana. Maradona dormía bien, respiraba y hasta roncaba” declaró el enfermero. 

Otra firma de Maradona está en la mira. El enfermero declaró haber entregado planillas sin la firma de Diego, pero tras su deceso, las hojas aparecieron firmadas por el paciente. 

El primer imputado que dio su versión ante los fiscales optó por declarar, contestar preguntas pese a poder negarse sin ningún perjuicio penal. La segunda en declarar será la otra enfermera, Gisele Dahiana Madrid, quien reemplazó a Almirón en el turno mañana de aquel 25 de Noviembre de 2011.

banner pag web (4)

Te puede interesar