Rusia desarrolló una versión en aerosol nasal de su vacuna Sputnik V

El mundo 13 de junio de 2021
Es para usar en niños a partir de los 8 años y se espera que esté lista para distribuir el próximo 15 de septiembre
343D3EC4-A5D7-47EC-9E3A-4AC17E55FB2B

Rusia probó una forma de aerosol nasal de su vacuna COVID-19 que es adecuada para niños de 8 a 12 años, y planea lanzar el nuevo producto en septiembre, dijo el sábado el científico que dirigió el desarrollo de la vacuna Sputnik V.

Alexander Gintsburg, quien dirige el Instituto Gamaleya, que desarrolló Sputnik V, dijo que el aerosol para niños usa la misma vacuna, “solo que en lugar de una aguja, se coloca una boquilla”, informó la agencia de noticias TASS.

Se espera que la vacuna infantil esté lista para su distribución el 15 de septiembre, dijo Gintsburg durante una reunión con el presidente Vladimir Putin.

Los investigadores probaron la vacuna en niños de entre ocho y 12 años y no hallaron efectos secundarios entre el grupo de prueba, ni siquiera aumentos de la temperatura corporal, dijo Gintsburg, según TASS. “Estamos inoculando a nuestros pequeños (pacientes) por vía nasal, solo estamos administrando la misma vacuna como un aerosol nasal”, dijo Gintsburg, sin dar más detalles sobre el estudio, como cuántos niños participaron.

A medida que la población adulta comienza a estar inmunizada, el interés de las autoridades -y de los laboratorios- se centra en los niños. Y aunque muchos insisten en que hay países con adultos mayores o personal sanitario todavía sin vacunas, otros afirman que su aplicación en menores podría mejorar su salud mental y facilitar el regreso a la normalidad, incluida la reanudación de la educación y las interacciones sociales importantes para el desarrollo infantil.

Es que en muchas partes del mundo, los niños y adolescentes contribuyen a una proporción cada vez mayor del total de casos. Se cree que este cambio en la distribución de edad se debe a la aparición de variantes altamente transmisibles, el aumento de las pruebas entre los niños en edad escolar, la baja adherencia a las intervenciones no farmacéuticas, el aumento de las interacciones sociales a medida que se eliminan las restricciones y el aumento de la inmunidad entre los grupos de mayor edad después lanzamiento de vacunas.

banner pag web (4)

Te puede interesar