¿Se cumplen las restricciones en Córdoba?

Córdoba Beat 10 de junio de 2021
El shopping que abrió y debió cerrar. Hay una especie de acuerdo tácito para controlar la nocturnidad y más tolerancia diurna de actividades no habilitados.
617BB5B4-385D-4297-AA6B-61BD844AE76D

En la primera de las dos semanas de restricciones aplicadas por la Provincia para bajar la circulación del virus en Córdoba, se observa un marcado contraste entre la baja movilidad nocturna, cuando no hay actividades permitidas y los controles se acentúan, y la diurna, que con comercios e industrias abiertos muestra un escenario casi similar a los de las jornadas sin limitaciones.

En las últimas horas aparecieron algunas situaciones de confusión. Ayer se dio la apertura del shopping de Villa Allende, con aval de ese municipio, cuando ese rubro es uno de los no permitidos para funcionar por la Provincia hasta el 18 de junio. Horas después, debió cerrar.

El ministro de Seguridad de Córdoba, Alfonso Mosquera, relativizó varios hechos en esa línea y marcó: “No estamos viendo una actitud de rebeldía incipiente en contra de las restricciones. En general se están acatando”.

“Se abren comercios de perfumería, librería y ropa, nada más”, explicaba este miércoles el secretario de Gobierno de Villa Allende, Nicolás García, sobre la apertura del Villa Allende Shopping, aclarando que el cine, los juegos infantiles, las peluquerías y el patio de comidas no abrieron.

“Queremos sumar y demostrar que se puede trabajar con los cuidados y los protocolos correspondientes”, acotó la gerenta comercial del shopping, Susana Villada.

Horas después, cuando el centro comercial abierto se hizo noticia, fue cerrado por una orden municipal, tras una comunicación de la Provincia. Buena parte de sus comerciantes protestaron, ya afuera.

Esa movida pudo ser la más visible pero no es un hecho aislado. No sorprende enterarse que en las peluquerías en la Capital y el interior, se atiende. Como no pocos gimnasios, por ejemplo y hasta canchas de tenis.

“No puede sEn el rubro de bares y restaurantes, aunque habilitados con restricción horaria y sólo en mesas afuera, los reclamos no cesan. “Económicamente no se aguanta. Dejan abrir hasta las 19, justo cuando comienza el grueso de la facturación para la mayoría”, apuntó Fernando Faraco, de la Asociación Hotelera Gastronómica de Córdoba, y destacó la situación “aun más angustiante” de los patios de comidas de los shoppings, que no abren en ningún horario.

Desde la Federación Comercial (Fedecom), Rafael Cerezo, consideró que “la situación es difícil, en lo sanitario y en lo económico. Hay desesperación de los que no pueden trabajar. Y se ve un fraccionamiento entre el sector público y el privado. El primero, no tuvo inconvenientes a nivel económico y alienta a que se cierre todo. Y el segundo, no puede más y se ve afectado seriamente”.

Pero esos casos se multiplican en el mapa. En Villa Carlos Paz, por ejemplo, en la periferia se observan locales no esenciales abiertos y en el centro también se vieron bares con público en el interior. Allí, el fin de semana se impusieron varias clausuras. En la mayor ciudad turística cordobesa, la noche sí queda casi desértica e impacta el cierre total de su hotelería.

En Villa María se sumó alguna tensión ayer: un bar que habilitó mesas en su interior fue sancionado por la Municipalidad y la medida generó el rechazo de empresarios del sector gastronómico y vecinos, que se movilizaron hacia ese punto.

Quedan varios días y seguramente la flexibilización de hecho se hará mas visible. 

banner pag web (4)

Te puede interesar