La ilusión es agosto

El País 08 de junio de 2021
El Gobierno se ilusiona con aflojar las restricciones en ese mes. Todas las ventanas abiertas para negociar mas dosis incluida Pfizer que sería la apuesta para vacunar a los menores de edad.
5E8DE3B7-96BF-4BDF-9254-158D855BE276

Las vacunas tardaron en llegar pero siguen siendo la única esperanza, sobre todo si empiezan a aparecer con frecuencia: en el Gobierno se entusiasman en que la mitad de la población tenga al menos una dosis en agosto y aflojar las restricciones. 

No habrá anuncios grandilocuentes pero, tal vez, sí de un retorno a la vida mas normal que hubo en febrero y marzo, con escuelas abiertas y restaurantes atendiendo hasta la madrugada. 

Y si el panorama favorable se extiende se promoverán para el verano los planes de turismo que debieron suspenderse en el invierno, que por segundo año consecutivo tuvo los destinos de paseos desérticos. Este escenario explica la molestia del presidente con gobernadores que se resistieron a endurecer restricciones estos meses y colapsaron sus sistemas sanitarios como no había ocurrido en 2020. 

Este fin de semana llegaron a inyectarse más 300 mil en un día, prueba de la capacidad instalada pera aplicar 10 millones en un mes si hubieran vacunas, que seguramente por un tiempo seguirán escaseando.. 

Los más optimistas dicen que hay posibilidad de escalar a 500 mil por jornada y que si los aviones llegan a tiempo, en julio será el turno de inmunizar a la mayoría de la población que no es de riesgo.

Se mira de cerca el caso de Inglaterra, que con el 42% de su población vacunada empezó a levantar restricciones. Con este ritmo de aplicación Argentina podría llegar a 50% en agosto y fue por eso que se insiste en confinamientos duros estos días. Claro que la batalla tampoco está ganada para los británicos, que detectaron sólo un 33% de efectividad de las vacunas con la nueva cepa de India, que todavía no llegó al hemisferio sur. 

El monitor local de vacunación no contabiliza a los menores de 18 años, que aún no pueden vacunarse en Argentina porque sólo la estadounidense Pfizer tiene la fórmula adecuada para esa franja etaria y por ahora no acepta negociar en el país.

Una de las razonas de Vizzotti para reencauzar el vínculo con el laboratorio estadounidense es negociar la llegada de un lote para menores de edad. En ese caso, sí tiene sentido una ley a medida. Para el resto de la población ya no, sería la explicación política.

En la Rosada aún están molestos por la rebelión de Horacio Rodríguez Larreta con la apertura de escuelas en la Ciudad, pero también con la laxitud de Córdoba y Santa Fe que provocó un colapso médico sin precedentes en esas provincias, justo cuando el plan de vacunación había tomado el ritmo esperado. 

En su informe ante el Senado, el jueves, Cafiero detalló las negociaciones por vacunas pero evitó pronósticos para no dar pasos en falso como el del presidente, que en diciembre prometió 10 millones de inmunizados en el verano después de firmar con los laboratorios, pero ninguno respetó los plazos.

Sin triunfalismos, el jefe de Gabinete anunció un nuevo contrato con la china Sinopharm por 6 millones de dosis y la posibilidad de completar las 20 millones de Sputnik V adquiridas al Instituto Gamaleya de Rusia, de las cuales no arribó siquiera la mitad. Además, recordó que hay una adenda de ampliación de otras 10 y si son producidas llegarán.

Al paquete esperado se suman las poco más de 7 millones que adeuda el fondo Covax, un mayorista coordinado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y las casi 20 que deberían enviar en algún momento AstraZeneca desde México, donde fueron remitidas para el empaquetado luego de ser elaboradas en el laboratorio del empresario local Hugo Sigman. 

Sólo poco más de 2 millones del lote comprometido fueron devueltas listas para la aplicación, el contrato obliga a cumplir con la entrega el primer semestre, pero ya no hay esperanza en el Gobierno que se respete. 

Hay expectativas en las negociaciones abiertas con la cubana Soberana y la china CanSinoBIO, pero no tantas como la producción local de la Sputnik V que producirá con el laboratorio Richmond, del empresario Marcelo Figueiras.

Este domingo partió el avión a Rusia en busca del antígeno y a diferencia de lo que pasó con el de AstraZeneca, el producto se termina en el país y no debería demorar más de la cuenta. Figueiras promete hasta 500 mil vacunas por semana, 2 millones por mes, esta vez sin riesgo que se pierdan en los aeropuertos.

Muchos confían en él. Aunque no lo dicen. 

banner pag web (4)

Te puede interesar