Videojuegos, camionetas o rifles: ¿cómo estimulan a los estadounidenses para que se vacunen?

América Beat 08 de junio de 2021
El anuncio de Joe Biden de que regalaría cerveza fue el más reciente. Otros funcionarios públicos han ofrecido empanadas, pistolas e incluso dinero.
7E0ED0B3-285D-466F-AABF-DCB09BC2486B

Dado que la Administración tiene como objetivo lograr vacunar al menos con una dosis al 70% de los estadounidenses para el 4 de julio, los trucos parecen estar funcionando.

La vacunación aumentó en el último mes entre los jóvenes típicamente objetivo de las campañas. Aproximadamente el 44% de las personas de 18 a 24 años ya han recibido al menos una dosis, frente al 34% el mes anterior.

Los incentivos no se llevan todo el crédito, pero los expertos dicen que ayudan, especialmente entre los que están al margen. De alguna manera, el grupo demográfico ya está superando las expectativas. Desde febrero, un sondeo de KKK Covid-19 Vaccine Monitor indicaba que la penetración de la vacuna a corto plazo entre los jóvenes no subiría muy por encima del 40%.

Los casos de covid-19 y las muertes relacionadas están cayendo en todo el país, y muchas economías estatales han comenzado un tentativo regreso a la normalidad. Pero epidemiólogos dicen que la mejora refleja en parte los patrones estacionales del virus, y la campaña de inoculación debe avanzar para mitigar las variantes de rápida propagación y la amenaza de un resurgimiento invernal.

Rifles
Al menos media docena de estados han introducido algún tipo de lotería con premios en efectivo para los recién vacunados. En el estado de Washington, se pueden ganar consolas de juegos y parlantes inteligentes. Los habitantes de West Virginia pueden recibir camionetas y rifles de caza. Varios estados ofrecen becas escolares. Los lugares de los sorteos incluyen bares hípster en Miami, barberías y fiestas en la calle.

En Chelsea, una ciudad predominantemente joven y latina cerca de Boston que ha sido uno de los focos del virus de Massachusetts, funcionarios de la salud organizaron una fiesta de vacunación a fines de mayo a la que asistieron 120 personas, repleta de música y comida latinoamericana como empanadas y pupusas. Están planeando la secuela para que los asistentes puedan recibir las segundas dosis.

Austin Hall, psiquiatra en la Universidad ed Carolina del Norte, dijo que se necesitará mucho más que empanadas para persuadir a los estadounidenses más indecisos. Su Centro de Excelencia en Salud Mental Comunitaria ayuda a los pacientes que padecen enfermedades como la esquizofrenia, muchos de los cuales están predispuestos a la paranoia y ya tienen niveles inusualmente bajos de absorción de vacunas.

banner pag web (4)

Te puede interesar