Los principales países del mundo acuerdan un impuesto mínimo global del 15% a las empresas y una tasa digital

El mundo 06 de junio de 2021
Los ministros de Finanzas del G7 reunidos en Londres (Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, y la UE como invitada) alcanzan un acuerdo que será ratificado por los jefes de Gobierno entre el 11 y el 13 de junio en Cornualles para trasladarse a la cumbre del G20 de julio en Venecia.
CF1A40B0-5724-4C28-AA68-025CDEDF0738

Hay acuerdo en un momento histórico en el que todas las economías del planeta están sufriendo las consecuencias de una crisis sanitaria sin precedentes en un siglo que ha llevado a grandes gastos en servicios públicos para hacerla frente. Por primera vez, se pactó que exista un impuesto mínimo global del 15% para evitar que las grandes empresas sorteen el pago de impuestos y, al tiempo, que algunos países como Holanda, Irlanda y Luxemburgo hagan dumping fiscal a sus socios. Es decir, que los paraísos fiscales no pueden tolerarse en un mundo globalizado. Los ministros de Finanzas del G7, reunidos en Londres, lograron cerrar el acuerdo y lo dejaron rematado para la cumbre del próximo fin de semana en Cornualles (Reino Unido), donde los líderes de las principales economías del mundo (Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, y la UE como invitada) podrán ratificar un acuerdo sin precedentes.

El  Chancellor of the Exchequer, el ministro de Finanzas británico y anfitrión del encuentro, Rishi Sunak, afirmó: "Hemos llegado a un acuerdo histórico sobre la reforma fiscal global que requerirá que los gigantes tecnológicos multinacionales paguen su parte justa de impuestos en el Reino Unido. Las firmas mundiales más grandes, con márgenes de beneficio de al menos el 10%, estarán dentro del alcance de la medida, con el 20% de beneficio por encima del margen del 10% sujeto a impuestos en los países donde tengan ventas".

Según Sunak, "el G7 también ha acordado que al menos el 15% del impuesto mínimo de sociedades global operado país por país, creando un campo de juego más equilibrado para las empresas del Reino Unido y tomando medidas enérgicas contra la elusión fiscal. El acuerdo se discutirá ahora con más detalle en la cumbre del G20 en junio".

"¡Lo conseguimos!", afirmó el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire: "Después de 4 años de lucha, se ha alcanzado un acuerdo histórico con los Estados miembros del G7 sobre impuestos mínimos a las empresas y gigantes digitales. ¡Francia puede estar orgullosa!"

Quien echó algo agua fría en el acuerdo fue Paschal Donohoe, presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas de Irlanda, uno de los principales países que practican el dumping fiscal en la UE: "Tomo nota de la posición de los ministros del G7. Hay que ver ahora los debates en la OCDE. Hay 139 países en la mesa, y cualquier acuerdo deberá satisfacer las necesidades de los países pequeños y grandes, desarrollados y en desarrollo".

En la víspera de la reunión, los ministros de Finanzas de España, Italia, Francia y Alemania publicaron este viernes un artículo en The Guardian en el que empujaban para llegar a un acuerdo sobre un impuesto universal de sociedades ante la reunión de ministros de Finanzas del G7 de este viernes y sábado en Londres.

 
"Durante más de cuatro años, Francia, Alemania, Italia y España han estado trabajando juntos para crear un sistema fiscal internacional adecuado para el siglo XXI", escriben los cuatro ministros en The Guardian: "Es una historia con muchos giros y vueltas. Ahora es el momento de llegar a un acuerdo. La introducción de este sistema tributario internacional más justo y eficiente ya era una prioridad antes de la actual crisis económica, y será aún más necesario al salir de ella".

Y añaden: "Con la nueva administración estadounidense de Joe Biden ya no existe la amenaza de un veto sobre este nuevo sistema. La nueva propuesta de Estados Unidos sobre impuestos mínimos es un paso importante en la dirección de la idea inicialmente planteada por nuestros países y asumida por la OCDE. El compromiso de una tasa impositiva mínima efectiva de al menos el 15% es un comienzo prometedor. Por tanto, nos comprometemos a definir una posición común sobre un nuevo sistema fiscal internacional en la reunión de ministros de finanzas del G7 en Londres hoy [por este viernes]. Confiamos en que generará el impulso necesario para alcanzar un acuerdo global en el G20 en Venecia en julio. Está a nuestro alcance".

La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, quien inicialmente puso sobre la mesa una tasa del 21%, defendió la del 15%, punto de encuentro con sus colegas europeos. Y celebró el acuerdo.

lex Cobham, de Tax Justice, reaccionó al acuerdo con reservas: "El G7 ha alcanzado un acuerdo sobre un impuesto internacional. Es un gran acuerdo, pero no es suficiente: han decidido finalmente trasladar el sistema fiscal internacional al siglo XXI, pero solo lo suficiente para beneficiarse descaradamente a sí mismos, dejando atrás al resto del mundo".

banner pag web (4)

Te puede interesar