El regalo envenenado

América Beat 01 de junio de 2021
Luego de las bajas de Argentina y Colombia, la Conmebol le otorgó la Copa América a Brasil, una especie de regalo envenenado en medio de una muy grave situación política y sanitaria..
17AB65D7-CC7A-4EBD-AAF0-BCE4A50E1BB9

Apenas pasaron unas horas desde que Conmebol anunció que Brasil será la sede de la Copa América tras la baja de Argentina y ya se conocen reacciones a favor y en contra del torneo. La más fuerte fue la de Luiz Eduardo Ramos, ministro brasileño de la Casa Civil (jefe de Gabinete), quien puso en duda la realización del certamen. Desde el organismo sudamericano, no obstante, confirman que el campeonato se jugará en el país más grande de Sudamérica y que este martes se anunciarán las sedes. 

"No hay nada seguro, estamos en medio de un proceso. No queremos rechazar un pedido (de ser sede) si podemos satisfacerlo. ¿Por qué Brasil va a ser sede de la Copa América durante la pandemia? Primero, porque fue una solicitud que fue realizada vía Confederación Brasileña de Fútbol, por la Conmebol", manifestó Ramos, manifestando que será responsabilidad de la Confederación la definición de las sedes y la negociación con estados y municipios.

Más temprano, el vicepresidente, Hamilton Mourao, consideró que es menos riesgosa la organización de la competencia por "la amplitud del país". En contraposición, el partido de los Trabajadores, del que forma parte el ex presidente Lula da Silva, se mostró en contra de la organización del campeonato. Además, el gobierno de Pernambuco definió que dicho estado no será parte de la competencia. 

La celebración de la Copa América en Brasil puede ser "la gota que derrame el vaso" para que la situación en el país derive en una tercera ola de casos y muertes por covid-19. Este análisis es del médico Miguel Nicolelis, profesor de Neurociencia de la Universidad de Duke, en Estados Unidos.

Nicolelis coordinó durante diez meses el comité científico de lucha contra el virusdel consorcio de gobiernos del Nordeste de Brasil, pero desde febrero habla de forma independiente. Afirma debería adoptarse alguna medida legal que evite la celebración de la competencia en el país y, si de todos modos se celebra, que la población boicotee el evento.

Nicolelis dice que cuando se enteró el domingo 30 de mayo de que Argentina dejaba de ser la sede del torneo de fútbol por la gravedad de la pandemia en el país, comentó incluso a sus amigos que ahora los ojos estarían puestos en Brasil. "Esto es una patada en la boca para los brasileños que perdieron familiares, para todos los que hemos estado en cuarentena en casa durante 14 meses. Pero era predecible", dice Nicolelis.

"Nos hemos convertido en el basurero del planeta. Todo lo que no se debe hacer en una pandemia se está haciendo aquí”,dice. "Esta noticia ya se ha extendido por todo el mundo, y es increíble que el segundo país por número de muertes sea el anfitrión de un evento continental".

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hofmann, se mostró contra la decisión de albergar el torneo: "¡Y nos enteramos que (el presidente, Jair) Bolsonaro autorizó la realización de la Copa América aquí en Brasil! ¿Esto es serio? ¿En medio de la pandemia, la llegada de la tercera ola, riesgo por falta de camas y suministros y con vacunación lenta? ¡Increíble!". 

Por otro lado, desde el gobierno de Pernambuco, encabezado por Paulo Câmara, se determinó que no serán parte de la competencia. La postura se conoció luego de que se nombre al estado como una posible sub-sede de la Copa. 

87E08B42-ECC1-4963-9B0A-E8A8C46F739A

Según la oficina de prensa de Câmara, las cifras de la pandemia hacen inviable la propuesta, indicó Globo Esporte. Desde el inicio de la pandemia, se registraron 481 mil casos y 15.807 muertes en Pernambuco. Además, se registra un alto porcentaje de más del 85% de ocupación de camas tanto en el ámbito público como en el privado.

En tanto, el diputado del Partido Socialista Brasileño (PSB), Julio Delgado, afirmó que le pedirá a la Corte Suprema que prohíba la Copa América. "Los números de la pandemia y las prohibiciones de eventos no permiten que el presidente Jair Bolsonaro, deliberadamente, decida que una copa de esa importancia, con selecciones de diez países, sea realizada aquí", manifestó, en diálogo con el portal O Antagonista.

banner pag web (4)

Te puede interesar