En la Rosada hablan de un cierre duro y Larreta analiza suspender las clases presenciales

La segunda ola sigue golpeando fuerte. Hoy se registraron mas de 28.000 casos y analizan extender un cierre nocturno a la europea. Que pasará en Córdoba.
AC11E29C-3F38-42B8-902B-2655942C1950

El Gobierno nacional analiza aplicar un cierre mas duro para bajar la curva de contagios y Horacio Rodríguez Larreta esta vez estaría de acuerdo a tal punto que estudia cerras las escuelas

Alberto Fernández volvió preocupado de su gira por Europa por la meseta altísima de contagios pese a las medidas restrictivas que tomó durante el último mes. Argentina fue el cuarto país con más casos de coronavirus en el mundo en la última semana y registró casi 160 mil, una suma sólo superada por India, Brasil y Estados Unidos.

Este lunes, el presidente llegó antes del mediodía a la Rosada y se reunió con su jefe de gabinete, Santiago Cafiero y con su secretaria legal y técnica, Vilma Ibarra, para analizar el nuevo DNU que deberá publicar el viernes si el Congreso no le aprueba antes la "ley de cuarentenas".

Alberto programó otra reunión con la ministra de Salud, Carla Vizzotti, que viajó a Río Negro para reunirse con la gobernadora Arabela Carreras. "Esta es una situación totalmente diferente a la primera ola, con un crecimiento exponencial e inusitado de casos en todo el país, muy grande y en muy poco tiempo en muchos lugares del territorio nacional, que pone en tensión a nuestro sistema de salud, a pesar de que se lo fortaleció", dijo Vizzotti.

Alberto quedó sorprendido por el cumplimiento de las restricciones en Europa y por eso una de las medidas que se estudian en el Gobierno es prohibir desde las 19 la circulación. La idea de un cierre más fuerte es avalada desde el comité de expertos que asesora al presidente. El doctor Eduardo López sugirió ir a "una cuarentena corta y estricta de 15 días".

Desde el gobierno de Axel Kicillof plantearon, como vienen haciendo sin éxito en los últimos anuncios del presidente, que se implementen cierres más duros. Tras reportar un crecimiento de 3,5% de los casos en la última semana (impulsado por un fuerte salto del 27,4% en el interior de la provincia), desde el gobierno bonaerense salieron a pedir "un cierre fuerte en las próximas semanas". Esta vez, la Rosada estaría dispuesta a escuchar a Kicillof.

En Córdoba solo falta que se cierren algunos acuerdos y se afinen algunas precisiones, pero desde la primera hora del sábado se sumarán nuevas restricciones de actividades en la provincia, para intentar frenar el impacto en ascenso de la pandemia.

Entre jueves y viernes habrá una nueva reunión entre ministros del Gobierno provincial y los 427 intendentes y jefes comunales, para terminar de cerrar el nuevo cuadro. La orden del gobernador Juan Schiaretti es que se intente repetir el acuerdo unánime con todos los municipios, como viene ocurriendo desde hace meses. También, que las medidas sean uniformes en todo el mapa, aunque sigue creciendo el planteo de intendentes que sostienen que deberían asumirse restricciones según la realidad de cada departamento.

De hecho, en varias zonas se han sumado municipios que, en estado de alarma, en la última semana decidieron aplicar restricciones adicionales por su cuenta.

Ahora, la gran mayoría de los intendentes cordobeses se muestran de acuerdo con sumar limitaciones, aunque hay discusiones abiertas sobre modos y detalles.

Desde Mina Clavero, el intendente Claudio Manzanelli (PJ) admitió que “la tarea de control y de seguimiento se complica cada vez más, con el personal desgastado, sobre todo en los municipios chicos”, y admitió que muchos intendentes vienen reclamando que haya más presencia policial y más acción judicial para el control de infractores.

“Avizoramos que habrá más restricciones en la provincia, aunque nadie nos anticipó cuáles. Estamos dispuestos a acompañarlas. Hay cada vez más contagios y algo hay que hacer. En Mina Clavero tenemos un promedio de 20 por día, una cifra que jamás se había dado”, indicó Manzanelli.

También admitió que en varias zonas, como en Traslasierra, ya reciben reclamos de docentes y de padres por las clases presenciales con ventanas abiertas. “Y estas zonas son más frías que otras”, recalcó.

“Acataremos lo que la Provincia resuelva, pero si vemos que los brotes se descontrolan, evaluaremos sumar restricciones locales adicionales”, anticipó Manzanelli.

Ayer, el municipio de La Cumbre (Punilla) se sumó a la lista que decidió ordenar restricciones propias. En su caso, hasta el 4 de junio, implica mayores limitaciones a gimnasios, actividades deportivas, templos religiosos, espectáculos incluso al aire libre, además del cierre de todos los comercios a las 21 y la no admisión de reuniones sociales y familiares.

Días antes, habían dictado medidas similares una veintena de comunas del sudeste provincial, varias del norte cordobés (como Jesús María, Colonia Caroya, Sinsacate, Quilino y San José de la Dormida), además de Laboulaye y otras en el sur.

banner pag web (4)

Te puede interesar