Un mensaje a Bolsonaro

América Beat 07 de mayo de 2021
Scioli se reunió con el ex presidente en Brasilia y dialogaron sobre integración en medio de una tensa negociación por la flexibilización del bloque.
CB2BC480-86E8-4851-A6E1-AB7C5DA699D0

No hay forma que la foto del embajador Daniel Scioli con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva pase desapercibida para Jair Bolsonaro y sus fanáticos para quienes el líder del Partido de los Trabajadores es, en términos simples, su némesis, todo lo que no quieren para Brasil y, a la vez, aquello que los define por oposición en el juego doméstico y regional. Si esto ocurre, además, en medio de tensas negociaciones en torno al Mercosur, uno de los temas que el representante argentino se ocupó de mencionar en la síntesis posterior de su cita –y donde el Frente de Todos encuentra un aliado en el PT y un rival incansable hoy en el Planalto–, quedan pocas dudas respecto al mensaje tácito detrás de las imágenes.

Después de todo, las fotos del encuentro de Scioli con Lula en Brasilia se difundieron con velocidad aunque no hubo comunicado oficial al respecto y, hasta anoche, tampoco un tuit alegórico en la cuenta oficial el embajador. Sí se remarcó en la neutralidad del terreno –un hotel o una oficina de la capital brasileña, las versiones variaban– y en los vínculos personales de Scioli con el ex mandatario brasileño además del hecho de ser el primer dirigente argentino en encontrarse con él desde que la Justicia había restituido sus derechos políticos para poder competir en elecciones. También que conversaron sobre el Mercosur en forma extendida.

En declaraciones posteriores con algunos medios nacionales, Scioli dejó entrever que había notificado tanto a la Casa Rosada como al Planalto de su reunión con Lula y que formaba parte de su tarea y voluntad de dialogar con todos. Por supuesto, ni en la Rosada ni en la Cancillería aclararon si había algún mensaje implícito. A nadie le pasa desapercibido, no obstante, que sin dejar de atender a lo cuidado de las formas, el metamensaje para Bolsonaro es el de un embajador argentino reuniéndose con quien asoma como su principal rival en las elecciones de 2022 si se decidiera a competir. Además, por estas latitudes, ya aprendieron que cualquier gesto con Lula es un dedo en la llaga bolsonarista.

Tampoco parece inocente tanto hincapié en la conversación con Lula sobre el Mercosur, un referente que piensa mucho más parecido al gobierno del Frente de Todos en términos de integración regional. Desde Buenos Aires, siguen expectantes una negociación que, a priori, se presenta complicada para los intereses del Gobierno porque el bolsonarismo no muestra mucho interés en moverse de su oferta de reforma del bloque. En ese contexto, Buenos Aires se sabe en minoría, con Uruguay alineado a Brasil y Paraguay dividiendo sus simpatías: más cerca de la Argentina en lo que respecta a las negociaciones externas del Mercosur y más próximo al dúo liberal en lo que atañe a la reducción del arancel externo común.

banner pag web (4)

Te puede interesar