Histórico: La decisión que puede cambiar el rumbo de la pandemia

Claves 05 de mayo de 2021
Joe Biden anunció que Estados Unidos apoyará la liberación de las patentes de las vacunas contra el Covid-19. “Las circunstancias extraordinarias de la pandemia exigen medidas extraordinarias”. Caen las acciones de las farmacéuticas que fabrican las vacunas.
AFF0D93B-3C4B-4E15-94BB-CCA012D7B239

La Administración del presidente Joe Biden ha anunciado este miércoles que apoyará en la Organización Mundial del Comercio (OMC) la suspensión temporal de las patentes de las vacunas contra el coronavirus mientras dure la pandemia. El anuncio, que puede calificarse de histórico, se produce cuando la situación en la India recuerda a los Estados más desarrollados que hasta que el coronavirus no sea derrotado en todo el mundo nadie estará totalmente a salvo por el riesgo de que surjan nuevas variantes. 

La exención de propiedad intelectual permitirá a los países más pobres fabricar las dosis en sus territorios. “Esta es una crisis de salud mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de la Covid-19 exigen medidas extraordinarias”, ha sostenido en un comunicado la representante de Comercio Exterior estadounidense, Katherine Tai.

El anuncio ha sido celebrado por el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, que en un tuit lo ha calificado de “momento crucial en la lucha contra la covid”.

El anuncio da un vuelco a una situación que se remonta al pasado mes de octubre, cuando India y Sudáfrica solicitaron a la OMC liberar las patentes. Hasta ahora, Estados Unidos y la Unión Europea habían sido los dos mayores opositores a flexibilizar las protecciones de la propiedad intelectual con el objetivo de aumentar la producción de vacunas. Sin embargo, la presión sobre Biden era cada vez mayor. Con más de la mitad de la población adulta estadounidense vacunada, varios organismos internacionales e incluso miembros de su propio partido abogaron para que apoyara la propuesta.

“La Administración cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero al servicio de terminar con esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas de la covid-19″, dice la embajadora Tai en un comunicado, en el que anuncia que Washington participará activamente en las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio “para lograr que esto suceda”. La representante de Comercio añade que la Administración demócrata va a seguir trabajando con el sector privado y todos los socios posibles “para expandir la fabricación y distribución de vacunas”. También trabajará para aumentar las materias primas necesarias para producir esas vacunas. Tai ha reconocido que tomaría tiempo alcanzar el “consenso” global requerido para renunciar a las protecciones bajo las reglas de la OMC.

El anuncio se ha producido horas después de que la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, sostuviera una reunión privada con embajadores de países desarrollados y en vías de desarrollo para abordar el tema. “La reunión fue más constructiva y pragmática, con menos acusaciones y más mensajes de solidaridad hacia la India” ha asegurado este miércoles en una rueda de prensa el portavoz de la OMC Keith Rockwell. Rockwell ha añadido que un panel de la organización sobre las patentes de las vacunas estaba listo para abordar la propuesta de las exenciones en un encuentro “tentativo” previsto para finales de este mes, antes del Consejo General de la OMC, fijado para el 8 al 9 de junio.

En los últimos meses, India y Sudáfrica han logrado que otros 60 gobiernos —la mayoría entre los de menor renta del globo— se convirtieran en patrocinadores de la liberación de patentes. En total, más de 100 países apoyaron en la OMC la primera propuesta presentada en octubre por India y Sudáfrica.

India y Sudáfrica anunciaron que presentarán este mes de mayo una nueva propuesta ante la OMC, con el objetivo de liberar las patentes de vacunas, medicamentos y productos sanitarios necesarios para hacer frente a la pandemia. La iniciativa intenta ganar tiempo para acercar posiciones con los gobiernos que se siguen oponiendo a la medida, a la vez que busca sumar nuevas fuerzas al apoyo creciente y sin precedentes que ha recibido en las últimas semanas.

Los defensores de la medida aseguran que la exención permitiría “aumentar la producción mundial” de vacunas, así como distribuirlas mejor por el mundo. Los críticos, según los documentos de debate de la OMC, la consideran “contraproducente”. Son escépticos sobre su viabilidad y la critican por “poner en riesgo la innovación” y los “esfuerzos de colaboración” puestos en marcha por parte de la industria farmacéutica para satisfacer la demanda de vacunas en base a acuerdos entre compañías.

El anuncio de esta noche de la Administración de Joe Biden despeja en gran medida un camino que se aventuraba largo y tortuoso en los próximos meses. “Con voluntad política, todo es posible”. Esta ha sido una de las frases más repetidas por las decenas de entidades de la sociedad civil, como Salud por Derecho en España o Médicos Sin Fronteras (MSF) en todo el mundo, ante los obstáculos que la industria y los países ricos han venido poniendo a la petición de liberar las patentes.

Lo que queda por delante, sin embargo, no es fácil, alertan todos los expertos. Las grandes empresas farmacéuticas han hecho en los útimos meses enormes esfuerzos para ampliar al máximo la producción de vacunas con acuerdos entre ellas, las llamadas licencias voluntarias, y pese a ello no han logrado siempre sus objetivos.

Los cuellos de botella en las cadenas de suministro de materias primas podrían no desaparecer, ha avisado la industria, que añade que la complejidad de la producción de vacunas hace que no siempre sea posible transferir el conocimiento. Johnson & Johnson, por ejemplo, asegura que de 100 candidatos a asociaciarse para la fabricación, solo 10 cumplían los requisitos.

Y el presidente ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, defendió el martes en una entrevista citada por The Wall Street Journal que no tenía sentido compartir las patentes porque, según él, no aportaría a aumentar la producción de vacunas. Aseguró que la farmacéutica lleva un año trabajando para aumentar la producción y reducir la brecha entre países y que una suspensión de las patentes desalentaría a las empresas de biotecnología a desarrollar productos en una futura pandemia.

Hasta ahora el mayor esfuerzo común es COVAX, la iniciativa liderada por la OMS, Naciones Unidas y la Alianza para las Vacunas (GAVI) creada para garantizar el acceso a la vacuna en países en desarrollo. Ha distribuido hasta la fecha cerca de 50 millones de vacunas en unos 120 países. Las entregas están muy lejos de los 2.000 millones de dosis que el programa se puso como objetivo para repartir antes de que acabe el 2021, un 80% de ellas a los países con mayores dificultades económicas.

La pandemia ha cobrado, hasta la fecha, 3,2 millones de vidas y ha infectado a más de 437 millones de personas.

Las bolsas no han tomado bien la noticia. Las acciones de las farmacéuticas que fabrican vacunas contra el coronavirus cayeron drásticamente tras conocerse la noticia: las de Moderna retrocedieron un 6,19% mientras que los de BioNTech un 3,45%. La caída de Novavax rozó el 5% y Pfizer logró cerrar sin pérdidas.


00F281E5-AEBE-4EC4-B494-7D74BCE439F2

“Esto es una crisis sanitaria global y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de Covid-19 requieren medidas extraordinarias. La administración cree fuertemente en la protección a la propiedad intelectual, pero al servicio de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas contra el Covid-19. Vamos a participar activamente en las negociaciones escritas de la Organización Mundial de Comercio necesarias para que esto ocurra. Esas negociaciones llevarán tiempo dada la naturaleza de la institución basada en el consenso y la complejidad de los temas que involucra", expresó la funcionaria. 

Según Tai, el objetivo de la administración Biden "es conseguir la mayor cantidad de vacunas seguras y efectivas para la mayor cantidad de gente, lo más rápido que sea posible. Como nuestra oferta de vacunas para los estadounidenses está asegurada, la administración va a continuar aumentando sus esfuerzos -trabajando con el sector privado y con todos los socios posibles- para expandir la producción y distribución de vacunas. También va a trabajar para incrementar las materias primas requeridas para producir esas vacunas", explicó.

En abril, el primer ministro indio, Narendra Modi, discutió el levantamiento de las protecciones de patente de la vacuna contra el coronavirus con Biden. La relajación otorgaría a los gobiernos un acceso más rápido a las dosis.

La semana pasada, la administración de Biden anunció que inmediatamente pondrá a disposición las materias primas necesarias para la producción de la vacuna contra el coronavirus en India.

Aparecen voces críticas
Los críticos han argumentado que las patentes de vacunas y otras protecciones no son el obstáculo central para producir más vacunas destinadas a las naciones que más las necesitan. Algunos también sugieren que estos acuerdos podrían dañar los incentivos de las empresas para innovar.

"Este es un gran paso en falso de la Administración Biden que no hará nada para aumentar la distribución de vacunas y respaldará la capacidad de China de aprovechar la innovación estadounidense para promover sus objetivos de diplomacia de vacunas", dijo Clete Willems, ex abogado de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, sobre el comunicado de la Casa Blanca.

"Una solución más acorde con los objetivos declarados de la Administración de mejorar la competitividad de Estados Unidos y mantener los empleos en Estados Unidos sería producir y exportar vacunas desde Estados Unidos", agregó Willems, ex funcionario de Donald Trump. A su vez, un editorial de The Washington Post  manifestó que el objetivo de crear una "vacuna popular" para derrotar la pandemia es "más un eslogan que una solución".

banner pag web (4)

Te puede interesar