Entender es informarse Entender es informarse

Rusia suspende el envío de gas a Europa a través de un gasoducto polaco

El mundo 13/05/2022
B6B4D14C-14E4-4734-9A0B-3322B07352A4

El pasado fin de semana el G7 se comprometió a eliminar su dependencia de la energía rusa en represalia por la guerra.

Rusia sigue utilizando la energía como arma. La empresa rusa Gazprom ha decidido dejar de suministrar gas a Europa a través del gasoducto polaco Yamal-Europa, uno de los principales. Lo hace horas después del anuncio de Finlandia de su intención de integrarse en la OTAN y solo unos días después de que el G7 se comprometiese a eliminar la dependencia de la energía rusa en represalia por la guerra.
No es la primera vez que Rusia utiliza la energía como elemento de agresión: a finales de abril cortó el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por negarse a pagar en rublos en el contexto de la invasión rusa de Ucrania y las sanciones aplicadas por la UE.

Esta nueva decisión, significa la prohibición de usar un gasoducto perteneciente al grupo EuRoPol GAZ para transportar gas ruso vía Polonia. “Se ha impuesto una prohibición de transacciones y pagos a favor de personas sujetas a sanciones, lo que significa en particular para Gazprom una prohibición del uso del gasoducto propiedad de EuRoPol GAZ para transportar gas ruso a través de Polonia”. 

Tras la medida de Rusia, el precio del gas en los mercados de futuros, la referencia europea de precios del gas al por mayor, han subido cerca de un 13%, hasta unos 106 euros por megavatio hora, frente a los 90 euros megavatio hora con los que comenzó a cotizar a principio de semana.

Rusia es el primer suministrador de gas de Europa, con una dependencia del 40% del total. El gas ruso llega a Europa a través de tres corredores. El primero desemboca en los países del este atravesando Ucrania, mientras que el segundo, precisamente el que acaba de cerrar Rusia, recorre más de 4.000 kilómetros desde Siberia. Este gasoducto es uno de los que más reservas tiene. El tercero, conocido como corredor báltico, está compuesto por el Nord Stream 1 y el Nord Stream 2. Alemania paralizó la aprobación de este último gasoducto en respuesta a la invasión de Putin. 

Las consecuencias económicas pueden ser graves para una serie de países europeos. El FMI ya advirtió de que no habrá gas suficiente en Europa para la demanda prevista en el próximo invierno si se corta el suministro de Rusia durante un año como consecuencia de la invasión de Ucrania y las sanciones occidentales. El organismo explicó que sería necesaria “una reducción significativa” del consumo en este escenario extremo y señala a Alemania, Hungría, República Checa y Eslovaquia como los países que sufrirían las mayores restricciones, por su mayor dependencia de las importaciones de gas ruso y la interconexión de sus redes de distribución con el país que preside Vladimir Putin.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter