Los científicos, asombrados con la extraña quietud del volcán de La Palma

Sociedad 15 de diciembre de 2021
72874215-BD18-497F-9CB8-04ACAFC46052


Un "silencio sepulcral" invade la ladera del volcán de La Palma. El rugido de su explosividad, que se ha convertido en una constante desde el pasado 19 de septiembre, cuando entró en erupción, ha enmudecido este martes para dar paso a un escenario en el que "solo se escucha el viento", pero en el que no hay vida, solo cenizas. Rubén López, vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), ha sido testigo de esta estampa silente y desoladora, y la ha compartido con un vídeo en Twitter. El único movimiento que hay es el de los remolinos del polvo volcánico creados por el aire. "El mejor regalo de estas Navidades", respondía a las imágenes un usuario. 

El director técnico del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, señaló este martes que la emergencia volcánica "está claramente atenuada" por varios factores: el cráter no emite lava, no hay señal de tremor desde la noche del lunes, no hay inflación del terreno y la sismicidad es baja.

Así las cosas, el volcán de La Palma se presenta prácticamente sin signos vitales. Desde las 21.00 horas del pasado lunes hasta ahora no ha registrado tremor volcánico y, según el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), la emisión de dióxido de azufre (SO2), otro de los signos de actividad eruptiva, se ha desplomado a menos de cinco toneladas diarias, cantidad "extremadamente baja", cuando durante semanas ha estado por encima de varios miles de toneladas por jornada, el niveles altos o muy altos.

 
Sin embargo, los científicos se mantienen en una situación de prudente espera ante este letargo. "No podemos decir que nos encontremos ante lo que usted quiere y yo más que usted: que esto se acabe", contestó Morcuende a los medios de comunicación. Los expertos se muestran cautos a la hora de hacer afirmaciones por una razón: el volcán sigue siendo impredecible. Para comprobarlo, solo hay que echar la vista al domingo pasado, cuando llevaba varias horas tranquilo y entró en una "importante fase explosiva", que expulsó más cenizas y bombas de lava. Poco después, volvió a la calma.

 
Desde el cielo también se puede apreciar esta "extraña quietud", como lo ha descrito el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que ha podido comprobar esta tranquilidad tensa a vista de dron.

banner pag web (4)

Te puede interesar