Los datos de Inflación fortalecen a Feletti

El País 15 de diciembre de 2021
6D8BEC2E-98EC-4A68-8535-ECCE93758BBF

La inflación de noviembre fue de 2,5% y ya supera por más de 15 puntos la proyectada en el presupuesto 2021.El dato es un punto porcentual más bajo que de septiembre y octubre, meses en los que marcó 3,5% y, contrariamente a lo que sucedió en los últimos meses, está por debajo de las proyecciones de las consultoras privadas. Ese dato resulta clave para analizar la economía que viene luego del acuerdo con el FMI, aún demorado. Suben las acciones de Feletti quien con los acuerdos de precios sectoriales logró por primera vez bajar el índice aunque en la calle no se sienta.

Lo sabe Martín Guzmán, que el lunes defendió el 33% que incluyó en su proyección para 2022. La cifra está casi 20 puntos por abajo de las estimaciones de mercado y tiene como antecedente lo ocurrido este año, donde la inflación acumulada es de 45,4% a falta de un mes. Su presupuesto 2021 calculaba 29%.

¿Cómo piensa bajar la inflación el gobierno en 2022 si reduce subsidios para aumentar tarifas y suelta el dólar que tuvo pisado?
Vital para el futuro del peronismo y de la economía argentina, esa fue una de las respuestas que el ministro no pudo dar. 

En su presentación del presupuesto, ante los cuestionamientos que recibieron las proyecciones, Guzmán contó con el respaldó de un hombre clave, desconocido para el gran público, pero tan importante como para haber ido a Washington la semana pasada a defender los números del Gobierno y aterrizar después directo en Diputados. Fue el secretario de Hacienda Raúl Rigo, un sobreviviente que fue subsecretario de Presupuesto de la Nación entre 2002 y 2017. 

La deuda que Macri contrajo con el Fondo en tiempo récord sobrevoló toda la conversación y el ministro no dio por cerrado el entendimiento con el organismo. De hecho, en más de una oportunidad, habló del “eventual” acuerdo. Mientras Guzmán estaba en el Congreso, se conoció otra mala noticia para el gobierno: el Fondo no tratara por ahora la reducción de la sobretasa que le cobra a los países endeudados como la Argentina. 

Aunque el macrismo considera casi un detalle los 44.000 millones de dólares que se deben, Guzmán se esforzó por remarcar lo que se suponía era una obviedad y hasta economistas como Martín Redrado admiten: no es lo mismo la deuda en dólares que la deuda en pesos. Sin embargo, el déficit cuasifiscal, los intereses que el Gobierno les paga a los bancos por las Leliq y los pases pasivos, también conspiran contra la estabilidad. Aumentar la tasa de interés real positiva, como reclamó el Fondo y, según Guzmán dijo, quiere el propio Gobierno, implicaría elevar esa montaña de pesos con los que se financia la emisión.

Todo indica que esta vez ya no habrá Derechos Especiales de Giro del Fondo, salvo que se llegue a un acuerdo bilateral con países como Rusia o China o que Kristalina Georgieva logre aprobar el Fondo de Resiliencia que recomendaron los países del G20. Los 12.500 millones de dólares que espera el Gobierno de organismos de crédito y países que puedan prestarle fueron objetados casi en forma unánime: no hay precisiones sobre quién y cuando le prestará a la Argentina.

Por último el precio de los commodities, que en 2012 fue récord, genera un nuevo signo de incertidumbre. Del superávit comercial excepcional que tuvo el Gobierno en los últimos dos años producto de la pandemia -U$S 12.530 millones en 2020 y U$S 13.940 millones- Guzmán lo reconoció, lo que quedó en el Banco Central fue muy poco, casi nada.

banner pag web (4)

Te puede interesar