Sin cuotas para viajar al exterior, se espera un histórico boom de demanda en la costa

El País - Verano Beat 01 de diciembre de 2021
BBBF06E8-8687-4A69-A372-6EEE8F02C823

Pinamar y Cariló ya se regocijan con lo que será la próxima temporada de verano. Las reservas hechas hasta la fecha acusan un verano inédito en cantidad de público. Hay hoteles que ya no tienen disponibilidad hasta febrero.

Son varias las razones que posicionaron a la costa argentina como la gran elegida de los próximos meses. La más reciente: la falta de financiamiento para pagar viajes al exterior generó que quienes todavía no habían definido su verano, terminen por elegir vacacionar en Argentina. Si bien hay cientos de destinos posibles para visitar dentro del país, la costa por la cercanía para muchos, será la gran estrella.
 
Eso sí, los alojamientos que quedan disponibles en estos balnearios son muy pocos, por lo que se teme que los precios se disparen aún más. Resta ver que pasa en los próximos días para saber si efectivamente hubo un aumento notorio.

Cabe destacar, que especialmente en Cariló, el alquiler de casas se encuentra completamente dolarizado. Algunos propietarios piden dólar billete mientras que otros todavía aceptan pesificarlo.

Por otro lado, la imposibilidad de algunos argentinos de ingresar a ciertos países como Estados Unidos o destinos de Europa con la vacuna Sputnik, es otro aliciente para el turismo local. No hay que subestimar tampoco la situación mundial del coronavirus con la reciente cepa Ómicron que genera tantas incertidumbres y nuevas restricciones y que forman parte del combo que tienta a muchos a tomarse vacaciones en el país.

Sin embargo, los precios están por las nubes en la costa argentina. En Cariló, el alquiler de casas oscila entre los u$s3.000 y u$s10.000 mensuales. La ubicación y comodidades varía mucho el precio final. Las casas con pileta fueron las que primero se alquilaron desde mitad de este año. De todas maneras, la gran mayoría de las casas ya están reservadas para pasar las fiestas y el mes de enero. Incluso, queda poquísimo lugar en hoteles y aparts. Tal es la demanda, que los precios desde hace algunas semanas se dispararon.

En Costa Esmeralda, el precio de una casa en diciembre y enero ronda entre los u$s4.500 por quincena (que es el promedio solicitado) y u$s8.500 el mes. Este barrio atraviesa un boom de construcción y demanda desde hace tiempo. Tanto que hoy no hay prácticamente casas disponibles.

En su vecina Northbeach, barrio privado inaugurado el año pasado que cuenta con departamentos frente al mar, los inmuebles de tres ambientes cotizan hoy en los u$s250 por día y hay casos donde piden hasta u$s300.

.

banner pag web (4)

Te puede interesar