Un tercio de la clase media cayó en la pobreza en los últimos años

Sociedad 24 de noviembre de 2021
Mientras que en el cuarto trimestre de 2017 solo el 14% de los hogares de clase media no podía acceder a la canasta básica, en 2021 el dato escaló al 33%.
4649F24C-4794-4E01-A0AD-BDE4AB670AE6

Una de cada tres familias que se consideraban de clase media hoy tiene ingresos por debajo de la Canasta Básica. Los datos surgen de un informe de la consultora Ecolatina que cruza el nivel de ingresos con sus pautas de consumo. Este tipo de indicadores reflejan la realidad de muchos de los votantes desencantados con el gobierno del Frente de Todos. Por eso la recuperación del poder adquisitivo se transformó en uno de los primeros temas de agenda del gobierno. Y esa lista hoy tiene anotado en el primer renglón un alimento sensible al paladar y el ánimo argentino: la carne. 

La semana pasada se registró un aumento mayorista en la venta de carne del 20% y el objetivo central del ejecutivo es identificar nuevas medidas que permitan anclar su precio. Se armó una mesa interministerial entre Economía, Desarrollo Industrial y Agricultura y para esta semana se prepara una agenda de reuniones con actores de la cadena. Entre las medidas que propone el secretario de Comercio, Roberto Feletti, está una suba de retenciones e ir hacia un sistema de fideicomisos similar al que rige para el aceite.

El informe anticipa que existe la posibilidad de que el dato de pobreza extendido al 40% de la población general y al 33% de clase media "no sea el techo". La sociedad puede empobrecerse todavía más y lo que suceda con los precios es la variable central. El 2,4% de las personas viven en hogares que apenas tienen un ingreso 5% superior a su línea de pobreza. Según los cálculos de la consultora, un aumento de los precios de 10% por encima de los ingresos aumentaría la pobreza en 6%. Por el contrario, un incremento de los ingresos 10 puntos superior al de los precios reduciría la pobreza en 6%. 

"Dada la cantidad de precios que mantienen hoy un valor artificial producto de imposiciones del Gobierno (productos de consumo masivo, bienes transables que siguen la evolución de un tipo de cambio apreciado, servicios privados cuyo precio está controlado por el gobierno, servicios públicos congelados, etcétera), es probable que el diferencial entre ingresos y precios sea negativo una vez que estos controles se levanten", apunta. 

Según informó la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), una familia tipo —integrada por dos adultos y dos menores— necesitó en octubre de $30.925 para comprar los alimentos indispensables, cifra que traza la línea de indigencia. Si se suman algunos otros bienes y servicios no alimentarios el número escala a $72.365, que fue el monto de dinero necesario ese mes para no caer debajo del umbral de la pobreza y que representa más del doble del salario mínimo, vital y móvil, de $32.000 en octubre.  

banner pag web (4)

Te puede interesar