Acierta seguro

El mundo 23 de noviembre de 2021
Ministro de Salud alemán: "Al final del invierno prácticamente todos estarán vacunados, curados o muertos"
11E237B7-BD79-40BA-88CC-D843B26C9734

El ministro de Salud alemán en funciones, Jens Spahn, alertó que al final del invierno los alemanes estarán "vacunados, curados o muertos", en un mensaje directo a la población para que se vacunen contra el Covid aquellos que aún no lo hicieron.

"Probablemente, al final de este invierno, prácticamente todos en Alemania, como se ha dicho ya de manera cínica, estarán vacunados, curados o muertos", dijo el ministro en una rueda de prensa para abordar la campaña de refuerzo con las vacunas basadas en la tecnología mRNA. 

Con la variante Delta esto es "muy, muy probable" y "por eso insistimos tanto en recomendar la vacuna", agregó.

En Alemania se conoce como regla de las 3G el principio de geimpft, genesen o getestet (vacunado, curado o testeado, con resultado negativo) que se aplica para el acceso a determinados eventos o locales cerrados y que por ejemplo se pretende introducir en breve en el transporte público. 

En los últimos días y ante el vertiginoso aumento de contagios y creciente numero de ingresos hospitalarios, se comenzó a hablar de 3G como "geimpft, genesen o gestorben" (vacunado, curado o muerto).

El jefe del grupo de investigación de inmunología infecciosa y vacunas de la clínica universitaria berlinesa de la Charité, Leif Erik Sander, subrayó que "la inmunidad a través de la infección no es realmente una alternativa a discutir". Según Sander, llevaría a una saturación del sistema sanitario, a una quinta, sexta y séptima ola, algo que nadie puede querer realmente, agregó.

Spahn reiteró su escepticismo ante la posibilidad de una obligatoriedad de la vacuna, debate que se ha abierto en Alemania ante la insuficiente tasa de vacunación, una de las más bajas de Europa, con apenas el 70,5% de la población vacunada, el 68,0% con la pauta completa. 

Agregó que no hay necesidad de responder ahora a la cuestión sobre una obligatoriedad, ya que no aportaría nada en las próximas cuatro semanas. De lo que se trata ahora, insistió, es de romper la cuarta ola y "ninguna vacuna obligatoria rompe esta ola", dijo. Ahora sólo puede ayudar una reducción de contactos, la acción decidida del gobierno y naturalmente las dosis de refuerzo de la vacuna. Esto último, en todo caso, "no hará en dos semanas la diferencia decisiva", señaló.

Spahn habló, no obstante, de una "obligación moral" y "solidaria" en lo que respecta a vacunarse, y reiteró que en este caso no se trata de una decisión personal.

El ministro celebró la aceleración de la campaña de vacunación, al menos en lo que respecta a las dosis de refuerzo, mientras la administración de primera dosis parece estancada. Aseguró que Alemania, con hasta 50 millones de dosis de las vacunas de Moderna y BioNTech/Pfizer garantizadas hasta finales de año, tiene suficiente para primeras dosis, completar pautas y administrar la de refuerzo. 

Alemania cuenta con administrar entre 25 y 30 millones de dosis de refuerzo hasta final de año y espera poder vacunar al 50 % de los menores de entre 5 y 11 años tan pronto como la Autoridad Europea del Medicamento lo autorice y lleguen, en torno al 20 de diciembre, las primeros 2,4 millones de dosis.

En tanto, una encuesta del semanario Spiegel realizada entre el 19 y el 22 de noviembre por el instituto demoscópico Civey revela que el 72% de la población está a favor de hacer obligatoria la vacuna contra el coronavirus, frente al 20% que rechaza esta opción, un resultado que se corresponde con la tasa de vacunación.

La incidencia marcó hoy un nuevo récord en Alemania, con 386,5 nuevos contagios con coronavirus por cada 100.000 habitantes en siete días, frente a 372,7 ayer, 303 hace una semana y 95,1 hace un mes. Las autoridades sanitarias notificaron 30.643 nuevas infecciones en 24 horas y 62 muertos, mientras la cifra de casos activos se dispara a 637.200.

banner pag web (4)

Te puede interesar