Asesinado por policías de civil en un auto sin patente

El País 19 de noviembre de 2021
Se cayó la coartada policial y separaron a los agentes que dispararon a Lucas González.
601E76AA-82BD-469C-AEFC-1B09F360C26B

Lucas González tenía 17 años. Jugaba al fútbol en Barracas Central y el miércoles por la mañana fue asesinado por un grupo de policías de civil a bordo de un auto sin patente.

Volvía del club, adonde había acompañado a dos amigos que querían probarse para seguir su mismo camino como futbolista. Uno de ellos conducía el auto del padre. Pararon a comprar un jugo en un kiosko y al retomar la marcha un auto sin identificación se les puso a la par. Desde allí una persona de civil les apuntó con un arma. El adolescente al volante aceleró temiendo un robo y desde el otro vehículo lanzaron una ráfaga de disparos.

Dos balas hirieron a Lucas en la cabeza. Los chicos escaparon como pudieron hasta que encontraron unos policías y frenaron para pedirles ayuda. Pero en lugar de recibir asistencia fueron detenidos. Los civiles que les habían disparado aparecieron en escena, se presentaron también como policías y pretendieron encubrir el hecho simulando un tiroteo en situación de robo.

La familia de Lucas denunció que se trató de un caso de gatillo fácil y que los agentes habían plantado un arma de juguete en el auto. A las 19.30 el ministro de Seguridad de la Ciudad dio una conferencia de prensa y avisó que tres oficiales habían sido separados de funciones y que les habían iniciado un sumario administrativo.

Una hora más tarde Horacio Rodriguez Larreta tuiteó que serán “inflexibles” con aquellos que “actúen por fuera de la ley”.

No son excesos ni casos aislados. El mismo día que mataron a Lucas, en el barrio lindero de Constitución un policía de la Ciudad apoyado por otros tres efectivos, disparó 11 veces para tratar de detener a una persona que portaba un arma blanca en Plaza Garay.
El policía hirió al supuesto agresor y también a un hombre que estaba en la plaza y no tenía nada que ver, tal como denunció el CELS. Para colmo, ese miércoles la Policía de la Ciudad cumplía cinco años y el jefe de Gobierno había organizado un acto para ponderar su trabajo. El festejo fue suspendido.

banner pag web (4)

Te puede interesar