El FMI rechaza, por ahora, el plan de Guzmán

El País - Economía 18 de noviembre de 2021
EE4EC29E-194F-4477-8BD0-CB59FFE786BE

El ministro de Economía, Martín Guzmán, diseña contra reloj un plan económico plurianual que prevé una baja gradual del déficit fiscal primario (antes del pago de la deuda) sobre la base del crecimiento de los ingresos y sin tocar el gasto público.

Cada año se reduciría el rojo 0,5 puntos porcentuales del PBI hasta llegar al equilibrio en 2026. Así se lo expuso el pasado 30 de octubre a la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Julie Kozack, en la embajada argentina en Roma, tras la cumbre del G20. Ese plan carece por ahora del consenso del organismo.

El presidente Alberto Fernández anunció el domingo que Guzmán presentará el programa el mes próximo en el nuevo Congreso con la expectativa de que se apruebe con el apoyo de al menos parte de la oposición. Y también dijo que ese plan "contemplará los mejores entendimientos" que su gobierno "haya alcanzado con el staff del FMI en las negociaciones que lidera" Guzmán.

Pues de momento no hay acuerdo sobre el asunto central para el Fondo: la reducción del rojo fiscal. En 2018, el gobierno de Mauricio Macri había acordado ir de inmediato al déficit cero y a la emisión monetaria cero. El programa fracasó en lo económico, lo social y lo político. Después llegó la pandemia y el FMI llamó a los países a gastar. Pero ahora el Covid-19 remite y además el Fondo no parece dispuesto a que la Argentina financie el desequilibrio de las cuentas públicas con la maquinita de imprimir billetes.

El plan plurianual buscaría bajarlo al 2% en 2022, 1,5% en 2023, 1% en 2024, 0,5% en 2025 y al cero en 2026, es decir, en el tercer año del próximo gobierno. En el FMI objetan ese sendero fiscal, sobre todo porque se preguntará cómo se financiará el desbalance. Consideran que es inconsistente. Claro que en su momento le aprobaron a Macri un plan que tampoco lo era.

En el staff del Fondo apoyan el gradualismo, pero critican el plazo y el financiamiento. También están preocupados por lo que ellos consideran el atraso cambiario: opinan que el dólar oficial debería subir, es decir, abogan por una devaluación del peso,más allá de su impacto inicial en una inflación de por sí alta, del 52% anual. No está claro a qué nivel debería llegar el tipo de cambio, pero está claro que el paralelo es demasiado elevado y tampoco es una referencia. Por último, en el staff del Fondo aclaran que no elevarán ningún acuerdo al directorio, donde están representadas las grandes potencias, si no está antes aprobado por el Congreso argentino.

De hecho, fuentes diplomáticas admiten que "dentro del fondo hay países que opinan que presentar un plan plurianual en diciembre es algo prematuro". Otras advierten de que "nada está coordinado con nadie". Aún queda tiempo hasta marzo próximo para llegar a un pacto antes de que la Argentina caiga en un impago de la deuda récord que Macri tomó del FMI.

 

banner pag web (4)

Te puede interesar