Las provincias que definen el Congreso

El País 17 de noviembre de 2021
En La Rioja, Río Negro, Jujuy y Buenos Aires la diferencia que define los cargos en el Congreso es tan exigua que un puñado de votos podría alterar la relación de fuerzas a partir del 10 diciembre.
9F2C9C7D-8CFC-46FE-B252-2AB088E73E1E

Mientras el presidente Alberto Fernández prorroga las sesiones ordinarias del Congreso, los resultados de las elecciones del domingo aún mantienen la expectativa por la composición de la nueva Cámara de Diputados. Es que comenzó el conteo definitivo de los votos y hasta tanto la Justicia Electoral dé el veredicto final de las urnas, la pulseada entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio sigue abierta. 

La foto del domingo a la noche mostró que la Cámara baja seguiría controlada con lo mínimo por el oficialismo, con 118 bancas sobre 116 del macrismo, mientras los restantes 23 escaños quedarían distribuidos entre los libertarios (5), la izquierda (4), el peronismo disidente y partidos provinciales (14). Sin embargo, en cuatro distritos –La Rioja, Río Negro, Jujuy y Buenos Aires– la diferencia es tan exigua que cualquier voto a favor o en contra podría hacer variar la relación de fuerzas a partir del 10 diciembre.

A las 18 de este martes, la Justicia Electoral comenzó en la mayoría de las provincias el escrutinio final de las elecciones legislativas, aunque en algunos distritos el recuento recién se iniciará el miércoles, como en el caso de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Santiago del Estero.  

La mayor atención política está en La Rioja, donde un puñado de votos podría inclinar la balanza en Diputados y hacer empatar en 117 el número de cada bloque principal. Es que el domingo a la noche –con el 98,92 por ciento de las mesas escrutadas– las dos bancas que otorga la provincia quedaron para el FdT. El oficialismo logró el 56,06% (98.303 votos) y duplicó por poco el resultado de JxC (27,99%, 49.077 votos), y así sería beneficiado por la distribución de escaños que asigna el sistema D’Hondt.  

Sin embargo, el candidato radical Juan Amado confía en que el recuento definitivo y las matemáticas lo depositen en el Congreso. Descuenta que logró más de la mitad de los votos que sacó el kirchnerismo. “Él cree que le sobran 200 votos para ser electo, pero hay que esperar”, confió una fuente parlamentaria a elDiarioAR. 

En Río Negro también hay expectativa, pero la situación es a la inversa. Mientras la primera banca ya quedó designada para el localista Juntos Somos Río Negro –Agustín Domingo ganó con el 37,27%–, el segundo escaño está en disputa entre JxC y el FdT,con apenas 756 votos de diferencia. El macrista Aníbal Tortoriello sacó el 27,16% –100.955 votos– y la kirchnerista Ana Marks sumó el 26,95% –100.199 votos–.

Aunque la proyección parece confirmar el resultado provisorio, la elección en Jujuy también está abierta, ya que la boleta del gobernador Gerardo Morales quedó a menos de cinco mil votos de lograr más de la mitad de los votos y duplicar a sus contrincantes. Hasta el domingo, las tres bancas se repartían entre el oficialismo local –sacó 49,05%–, el kirchnerismo –25,85%– y la izquierda –25,08%–. “Vamos a seguir de cerca el escrutinio definitivo para evitar acciones fraudulentas en Jujuy”, aseguró Alejandro Vilca en las últimas horas.

En la provincia de Buenos Aires la disputa está entre la tercera banca que habrían obtenido los libertarios de José Luis Espert, cuya lista sumó el 7,5 por ciento de los votos, y Florencio Randazzo, que aspira a que el escrutinio definitivo se vuelque a su favor: quedó a menos de 8 mil votos de los 400.000 (4,37%). En Juntos no le quitan la lupa al distrito, porque si Diego Santilli aumenta su ventaja –sacó 39,81%–, podría llevarse él esa banca y sumar 16 diputados bonaerenses, uno más de los obtenidos por Victoria Tolosa Paz –obtuvo 38,53%–.

Con la paridad de los bloques en la puerta, el juego de las alianzas se pondrá a la orden del día para convertirse en la primera minoría. Según pudo recoger este medio, JxC busca ganar el diputado de La Rioja y no perder el de Río Negro, lo que sostiene el empate en 117, y así tejer acuerdos con el resto de la oposición para arrebatarle al bloque de Máximo Kirchner la presidencia de las comisiones más importantes. 

A sabiendas que el 10 de diciembre la composición del Congreso podría ser otra, el FdT motorizó una agenda parlamentaria con diversos temas a tratar en comisiones, entre ellos la ratificación de 116 decretos de necesidad urgencia por parte de la Bicameral de Trámite Legislativo. La oposición calificó públicamente la jugada como un “atropello” y reclamó que se espere al recambio parlamentario: sabe también que podría convertirse en la primera minoría en Diputados, además de que ya Cristina Kirchner habría perdido el quórum en el Senado.

Pero por fuera de la discusión política, la única certeza es que el Parlamento sesionará al menos hasta el 31 de diciembre, según la prórroga que estableció el Poder Ejecutivo. La intención del Gobierno es avanzar cuanto antes con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que ya reclamó un “amplio apoyo político y social”, y el Presupuesto para 2022.

Entre otros temas, la agenda oficialista también podría contemplar hasta fin de año la ley de hidrocarburos, la promoción del turismo y la gastronomía, la ley agroindustrial, un nuevo régimen jurídico para el sector autopartista y automotriz, y la renovación del régimen de promoción de la construcción.

banner pag web (4)

Te puede interesar