Todavía marchamos

El País 17 de noviembre de 2021
El gobierno celebra a pesar de la derrota electoral.
18AEDB65-1A3B-4F03-B492-DCC48BFAC57A

Ese es el mensaje que el gobierno intentará dar esta tarde con el acto en Plaza de Mayo por el día de la militancia convocado por la CGT y las organizaciones sociales. La adhesión, negociada, del kirchnerismo en las últimas horas permitirá celebrar la preservación de la unidad, el verdadero triunfo del Frente de Todos en las elecciones del domingo.  Los organizadores prevén reunir a unas 100 mil personas para escuchar a un único orador: Alberto Fernández. El argumentó que logró convencer a los distintos integrantes de la coalición gobernante de participar y de dejarle ese lugar fue simple: es necesario fortalecer al presidente si alguno quiere ser competitivo en 2023. 

La CGT reivindicó su rol como ideóloga del acto con una reunión ayer por la tarde con el jefe de Gabinete, Juan Manzur. Pablo Moyano, uno de los integrantes del nuevo triunvirato, no se anduvo con vueltas al explicar su posición. “Acá no hay transición como dijo el inimputable de Macri, sino que vamos a seguir trabajando para revertir la situación económica de los trabajadores y seguramente en el 2023 el peronismo va a seguir gobernando".

Además de ser el único que hable, Fernández estará solo sobre el escenario. El resto de los dirigentes se desplegarán en ringside político: unas mil sillas destinadas a referentes de todos los espacios y sectores del FdT. La centralidad en Fernández, trafica otro mensaje: el objetivo de consolidar al Presidente se traduce como fortalecimiento del Gobierno. 

La proyección política del espacio tiene esa traducción: solo si el Gobierno se encarrilla, gana volumen y se fortalece, Fernández,u otros dirigentes del FdT, podrán ser competitivos dentro de dos años. 

Antes del acto, en el esquema simbólico de sostener la unidad, se difundirá un documento firmado por referentes de todos los espacios que integran el frente con un lineamiento general que va en línea con el discurso "institucional" que Fernández dio el domingo: definición de una agenda y debate de temas acordados en el Congreso, con un pie en el acuerdo con el FMI y la definición de un programa económico plurianual.

Este martes, sobre esa base, Fernández firmó un decreto para extender las sesiones ordinarias del Congreso hasta el 31 de diciembre, un mensaje para habilitar el debate legislativo para que se discute lo que anunció que enviará dentro de dos semanas. Todo en el contexto de la "segunda etapa", la sobrevida que obtuvo el FdT con el resultado del domingo que fue objetivamente una derrota pero fue menos implacable de lo esperada y generó la contradicción de que la oposición se entreveró en un discurso curioso, al reclamar que el Gobierno reconozca la derrota.

banner pag web (4)

Te puede interesar