El primer censo de fauna silvestre de Kenia mostró un aumento de los elefantes y jirafas

Sociedad 14 de noviembre de 2021
C1991045-072D-49AB-AF92-7216068C923F

Kenia realizó este año su primer censo nacional de fauna silvestre y descubrió que la población de elefantes y jirafas en el país incrementó en los últimos años.

Según el Servicio de Fauna Silvestre, en el país africano viven un total de 36.169 elefantes, un 12 % más que en 2014, y 34.240 jirafas, un 49 % más que en los últimos tres años. Además, también crecieron los números de rinocerontes, leones, cebras reales y antílopes hirola en la últimos años.

El censo comenzó en mayo de 2021, y duró tres meses, donde registraron a todos los mamíferos marinos, especies de pájaros importantes y primates en peligro de extinción que viven en Kenia. En total, censaron 30 especies en sus ecosistemas.

Fue el Gobierno de Kenia quien ordenó el recuento para comprobar la efectividad de las medidas de protección animal vigentes.

5AA0096F-BADC-4F3E-B4E2-3E7B52854E6B

Respecto al censo de animales marinos, encontraron 63 ballenas jorobadas, dos ballenas azules, 29 grandes tiburones blancos y once rayas.

La caza furtiva y la evolución
Los colmillos de los elefantes, en algún momento una ventaja evolutiva para esta especie, actualmente desencadena una de las causas que los está llevando a su extinción: la caza furtiva.

Los investigadores descubrieron que años de caza y guerra civil en Mozambique, provocó un aumento en la proporción de elefantes que nunca desarrollarán colmillos. El problema fue que, durante el conflicto de 1977 a 1992, los combatientes de ambos bandos mataban elefantes para obtener marfil con el que financiaban el combate.

En la región de lo que es actualmente el Parque Nacional de Gorongosa, un 90 % de los ejemplares de elefantes fueron sacrificados.

Los números demuestran la ventaja evolutiva de no tener colmillos: durante el estudio descubrieron que la mitad de las hembras carecían de colmillos por naturaleza –simplemente nunca los desarrollaron–, mientras que antes de la guerra, menos de una quinta parte carecía de ellos.

Los elefantes heredan de sus padres los genes de los colmillos, por ello, cuando las únicas hembras sobrevivientes no los tenían, transmitieron esos genes a su descendencia.

banner pag web (4)

Te puede interesar