El 1% más rico debe disminuir un 97% de sus emisiones de carbono

Sociedad 08 de noviembre de 2021
Un informe asegura que las emisiones de carbono del 1% más rico serán 30 veces superiores a los niveles necesarios para no superar la meta de 1,5°C de calentamiento global.
3919B355-93C7-443B-9969-3597557C14DF

Las emisiones de carbono del 1% más rico de la población serán 30 veces superiores al nivel necesario para no superar la meta del 1,5°C del Acuerdo de París, según un informe publicado por Oxfam y elaborado por el Institute for European Environmental Policy (IEEP) y el Stockholm Environment Institute (SEI). De acuerdo a la investigación: 

La mitad más pobre de la población mundial seguirá produciendo emisiones por debajo de los niveles requeridos para no superar el 1,5°C.

Las emisiones del 1 al 10% más ricos serán 30 y 9 veces superiores a los niveles requeridos, respectivamente.
Una persona del 1% más rico debería reducir sus actuales emisiones en un 97% para poder alcanzar la meta del Acuerdo de París. 

Entre 1990 y 2015 el consumo del 1% más rico del mundo explica el doble de las emisiones de carbono de la mitad más pobre de la población mundial. Una de las claves de la desigualdad en la emisión: los vuelos. 

Nafkote Dabi, especialista en políticas sobre cambio climático de Oxfam, ha señalado: "Las emisiones que genera el vuelo de un milmillonario al espacio superan las que producirá una de las mil millones de personas más pobres del planeta a lo largo de toda su vida. Parece que una pequeña élite tiene un pase libre para contaminar todo lo que quiera. Estas enormes emisiones son la causa de los fenómenos meteorológicos extremos que se están produciendo en todo el mundo y que ponen en peligro el objetivo global de limitar el calentamiento del planeta. Solamente las emisiones del 10 % más rico podrían hacer que superásemos el límite fijado en los próximos nueve años. Esto tendría consecuencias catastróficas para algunas de las personas más vulnerables de la Tierra, que ya sufren tormentas mortales, además de hambre y pobreza".

Asimismo, también se prevé que la distribución geográfica de esta desigualdad en las emisiones cambie próximamente puesto que una mayor proporción de las emisiones que generan el 1 % y el 10 % más ricos del planeta provendrá de países de renta media. Así, para el año 2030, ciudadanas y ciudadanos chinos serán responsables de casi una cuarta parte (23 %) de las emisiones del 1 % más rico, frente al 19 % y el 11 % de ciudadanas y ciudadanos estadounidenses e indios, respectivamente. 

Tim Gore, autor del informe y responsable del programa de economía baja en carbono y circular del IEEP, ha declarado: "La brecha en las emisiones que debemos abordar para mantener vivo el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 °C no es el resultado de los patrones de consumo de la mayor parte de la población mundial. Por el contrario, es un reflejo del exceso de emisiones de una pequeña élite, la más rica del planeta. Para acabar con esta desigualdad en las emisiones para el año 2030, es necesario que los Gobiernos dirijan sus medidas a los más ricos, quienes más contaminan. Las crisis climática y de desigualdad debe abordarse de forma conjunta. Esto incluye adoptar medidas para limitar tanto las emisiones generadas por artículos y servicios de lujo como megayates, jets privados y viajes al espacio, como las inversiones intensivas en carbono como, por ejemplo, la adquisición de acciones de compañías de combustibles fósiles".

Emily Ghosh, científica del Stockholm Environment Institute, ha afirmado: "Nuestra investigación evidencia el reto de garantizar una distribución más equitativa del presupuesto global de carbono restante y cada vez menor. Si continuamos en la misma línea, se mantendrán las graves desigualdades en ingresos y emisiones en la población mundial, poniendo en cuestión el principio de equidad en el que se fundamenta el Acuerdo de París. Los esfuerzos de los Gobiernos para reducir las emisiones deben basarse urgentemente en un análisis de la desigualdad en las emisiones".

Oxfam ha advertido de que los líderes mundiales deben centrarse en lograr una mayor reducción de las emisiones para el año 2030, contribuyendo con su justa parte, y velar por que las personas más ricas del mundo y de sus países hagan reducciones drásticas. Las personas más ricas tienen la capacidad de acelerar este proceso de forma radical, tanto llevando un estilo de vida más sostenible como –y, sobre todo– ejerciendo su influencia a nivel político y realizando inversiones dirigid

banner pag web (4)

Te puede interesar