La Corte dejó firme una condena y Germán Kammerath quedó detenido

El País 29 de octubre de 2021
Kammerath fue intendente de Córdoba entre 1999 y 2003; vicegobernador de la provincia con José Manuel de la Sota como gobernador, entre julo y diciembre de 1999; antes fue secretario de Comunicaciones con Carlos Menem entre agosto de 1996 y julio de 1999.
A6CA190F-A803-46C3-BBED-6A9EE6B543B5

La Corte Suprema de Justicia dejó firme una condena a 3 años y seis meses de prisión contra el exfuncionario Germán Kammerath por negociaciones incompatibles con la función pública cuando fue intendente de la ciudad de Córdoba entre 1999 y 2003. Kammerath quedó anoche detenido y empezará desde ahora con el cumplimiento efectivo de la condena dispuesta en 2015.

El fallo fue firmado por los jueces Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco, que rechazaron el recurso de la defensa del ex funcionario sin más explicaciones. En cambio, hubo una disidencia de los jueces Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda, que señalaron que se había violado la garantía del plazo razonable para dictar sentencia, ya que los hechos ocurrieron en el 2000, el caso se investigó en el 2003 y fue elevado a juicio en 2006.

Kammerath, nacido en La Rioja, fue denunciado por su sucesor en la intendencia de Córdoba, Luis Juez. La causa quedó en pie y mereció una condena en 2015 a tres años y seis meses de prisión e inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos. Kammerath fue condenado por negociaciones in­compatibles con la función pública por el caso conocido como “Radioaviso”, que gira alrededor de la contratación, supuestamente irregular, de un servicio de seguimiento satelital para toda la flota de vehículos municipales. El beneficiario de ese vínculo fue Marcos Aurelio Álvarez, excuñado de Kammerath y exgerente de Control de la Comisión Nacional de Comunicaciones. Kammerath fue secretario de Comunicaciones entre 1996 y 1999, durante la presidencia de Carlos Menem.

Los jueces de la mayoría, Lorenzetti, Rosatti y Highton dijeron en pocas líneas: “Que el recurso extraordinario, cuya denegación originó esta queja, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Por ello, oído el señor Procurador General de la Nación interino, se desestima la queja”. Con esto dejaron firme la sentencia.

En cambio, en disidencia, Rosenkrantz describió que el caso se inició en 2003, se elevó a juicio en 2006 y el proceso oral -tras una serie de tiempos muertos- recién se hizo en 2015, sin que mediaran maniobras dilatorias por parte de la defensa.

banner pag web (4)

Te puede interesar