Reino Unido en alerta

El mundo 20 de octubre de 2021
La aparición de una mutación de la variante Delta se produce en un momento en el que el país se enfrenta a un número creciente de casos positivos. Se acerca el invierno más difícil.
0C26EA1F-1D51-4910-90E9-93F29D1187F3

Una mutación denominada "AY4.2", derivada de la variante Delta, preocupa al gobierno británico, que anunció que "la vigila muy de cerca", mientras enfrenta a un importante aumento de los casos diarios de coronavirus.

"Estamos siguiendo muy de cerca esta nueva forma y no dudaremos en tomar medidas si es necesario", afirmó este martes un portavoz de Downing Street. Sin embargo, "no hay ninguna razón para creer que se esté extendiendo con mayor facilidad", precisó. 

La aparición de esta mutación se produce en un momento en el que el país, uno de los más castigados de Europa con 138.000 muertes por covid-19, se enfrenta a un número creciente de casos positivos. 

Desde hace dos semanas, los nuevos contagios diarios fluctúan entre 35.000 y 45.000, con una tasa de incidencia de 410 casos por cada 100.000 habitantes hasta el 12 de octubre, muy superior a la del resto de Europa. Las muertes por coronavirus en el Reino Unido alcanzaron su nivel diario más alto desde principios de marzo, mientras que los casos se encuentran en su nivel más alto desde hace casi tres meses.

Algunos científicos atribuyen este deterioro, que por el momento afecta sobre todo a los adolescentes y adultos jóvenes, al bajo nivel de vacunación entre los menores, a la reducción de la inmunidad en los ancianos que se vacunaron hace muchos meses y al levantamiento en julio en Inglaterra de la mayoría de las restricciones, como el uso de barbijos en lugares cerrados.

En opinión de François Balloux, director del Instituto de Genética de la University College London, la nueva variante "no es la causa del reciente aumento del número de casos en el Reino Unido".

El científico explicó que, con su baja frecuencia actual, incluso "un 10% más de transmisibilidad sólo podría haber causado un pequeño número de casos adicionales". 

La tasa de personas totalmente vacunadas en ese país ya no está en la lista de las primeras 10 naciones con una población de al menos un millón.

En las dos primeras semanas de octubre, la proporción del público británico de 12 años o más que ha recibido al menos una dosis de la vacuna apenas se movió.

La aparición de la AY4.2 "no es una situación comparable a la aparición de las cepas Alfa y Delta, que eran mucho más transmisibles (50% o más) que cualquiera de las que circulaban en ese momento", precisó.

La nueva variante es casi inexistente fuera del Reino Unido, aparte de tres casos detectados en Estados Unidos y unos pocos en Dinamarca, y desde entonces casi desaparecieron.

Sin embargo, el portavoz del gobierno británico señaló que se está investigando su reacción ante las vacunas existentes. Mientras tanto, científicos de Oxford están trabajando en una nueva vacuna para atacar la variante Delta

Según informó el diario The Independent, el equipo de la profesora Sarah Gilbert en la Universidad de Oxford, los mismos científicos detrás de la vacuna de AstraZeneca, comenzaron a trabajar en la actualización del fármaco.

Según los expertos, una vacuna centrada en la variante Delta podría ayudar a poner fin a la transmisión generalizada en el Reino Unido. 
 

 

banner pag web (4)

Te puede interesar