CureVac abandona su proyecto inicial y se centra en una vacuna de segunda generación

El mundo 13 de octubre de 2021
0A730093-B1C8-4813-97D8-9F5338D568CA

El laboratorio alemán CureVac anunció que ponía punto final al desarrollo de su primera vacuna, que generó mucha esperanza en un principio pero cuyos resultados acabaron siendo decepcionantes, y que se concentraba en otro inmunizante más prometedor.

Esta firma, especializada en la tecnología del ARN mensajero, va a centrarse en el desarrollo de una vacuna contra el covid-19 de segunda generación, en la que trabaja con el británico GSK, y por tanto va a retirar su proyecto actual de los procedimientos de examen continuo de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Esto "pone fin" también al preacuerdo de 405 millones de dosis pactado con la Unión Europea (UE), informó el laboratorio. "La lucha mundial contra el covid-19 sigue y estamos decididos a contribuir a ella de manera decisiva con una vacuna segura y eficaz", garantizó Franz-Werner Haas, director de CureVac, en un comunicado.

Los ensayos clínicos mostraron una eficacia del 48 por ciento en esta vacuna inicial del laboratorio alemán, un porcentaje muy inferior al de los fármacos desarrollados por Pfizer/BioNTech y Moderna. CureVac y GSK quieren lanzar en los próximos meses un estudio clínico sobre esta vacuna de segunda generación, que sí tiene en cuenta las nuevas variantes del virus que han aparecido, para que sea homologada en 2022. "Nos felicitamos por el hecho de que CureVac se concentre en la prometedora vacuna de segunda generación", bautizada CV2CoV, sobre la que los primeros estudios muestran una mejoría con respecto a la primera, dijo Rino Rappuoli, director científico de GSK.

Las vacunas de segunda generación son esterilizantes que buscan evitar el contagio y que el virus muera antes de entrar al organismo, apunta para ABC Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Sociedad Española de Vacunología. Y agrega que la inmunidad“llegará con las vacunas de segunda generación”.

En ese sentido, se entiende que las vacunas actuales reducen el riesgo de enfermedad grave, pero no impiden la infección. Además, con las vacunas de segunda generación se reduciría el riesgo de transmisión.

banner pag web (4)

Te puede interesar