Degradé: el Círculo Rojo volvió a la Casa Rosada

El País 13 de octubre de 2021
Buscan un acuerdo postelectoral y prometen a cambio un acuerdo con el FMI para principios de 2021.
2F7F2F5D-FB1F-42DD-BAE0-4EE80F3E9F76

Nada se explica solamente por el resultado de las PASO, pero nada puede entenderse tampoco sin esa derrota electoral del gobierno que ayer cumplió apenas un mes. El “mensaje de las urnas” a esta altura ha sido más interpretado que una canción del Indio Solari y el ejecutivo se muestra igualmente interesado en congraciar a todos los exégetas del cuarto oscuro con el afán de mostrar su voluntad de cambio.

A tal punto que eligió que su slogan de campaña para las elecciones generales fuera “Si”. Pero satisfacer a todos, se sabe, es imposible. Alguno sufrirá un no. ¿Serán los que gritan sus reclamos desde la calle preocupados por tirar algo en la olla o los que los plantean de sobremesa dentro de la casa de gobierno?

El Presidente contó cómo venía la negociación y que el Gobierno está pidiendo más plazo, se refirieron en el Ejecutivo a la pretensión de que el convenio con el FMI sea por 20 años, y no a 10, como establecen los estatutos del organismo. De todos modos, se aclaró que Alberto les explicó cuáles son los acuerdos que están cerrados, respecto de un plazo de gracia de cuatro años, dentro de un acuerdo a diez años. Les contó que ahora en la asamblea del FMI se pondrán en el temario asuntos que están siendo objeto de negociación, incluido un plazo mayor y la eliminación de sobrecargos. La idea es tenerlo definido para diciembre y que se firme en enero.

La confianza entre Fernández y los empresarios se rompió el año pasado luego de la frustrada nacionalización de la aceitera Vicentin. Pero ahora con Manzur en la Jefatura de Gabinete corren nuevos aires y el Gobierno busca recomponer la relación con los hombres de negocios. No por casualidad se sumaron Massa y De Pedro, como representante cristinista.

"El Presidente consideró que es fundamental seguir contando con el apoyo para conseguir el mejor acuerdo posible", continuaron en el Gobierno. "Y agregó que en el viaje que hará Manzur a Estados Unidos llevará la visión del Gobierno, de todos los gobernadores, del PJ, siendo su vicepresidente, y también el apoyo de todos los empresarios tras este encuentro. Incluso algunos empresarios propusieron acompañar al Presidente en giras internacionales."

Habrá que ver si el buen clima entre el Gobierno y los empresarios continúa hoy, cuando el nuevo secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, reciba a empresarios de los supermercados y la industria de la alimentación para controlar unos precios que volvieron a avivarse en septiembre.

La anatomía de la derrota tiene unas pocas certezas. Una es la inflación. Entre los votantes del FdT, tanto duros como blandos, la suba de precios tiene como principal culpable a los empresarios. La inflación está lejos de ser un tema que se resuelva con controles y acuerdos. El factor esencial es la expectativa, un rubro en el que el gobierno quedó en la lona luego de las PASO,. El encuentro se da además en el marco de la preocupación ante un hipotético salto devaluatorio luego de los comicios, como advierten algunos economistas.

La demora en reaccionar en materia de inflación, al menos en lo formal con el cambio por Feletti, desafía el mito que augura que al peronismo le puede hacer bien perder. El teorema de que la derrota lo despabila. Más fácil y brutal, que es una trompada que le avisa que así no, que así naufraga. 

Hace un mes, el peronismo perdió y fue un golpe duro por su dimensión, nacional y bonaerense, por la sorpresa y por el peso simbólico de dinamitar la teoría, endogámica, de que la unidad alcanzaba. Vino, después, la crisis televisada con renuncias  y cartas públicas, la aparición de peronistas territoriales con traje de salvadores, y una tira de anuncios económicos que en clave monetaria, esa inyección de recursos presionará sobre los precios.

Martín Guzmán, quizá para sobrevivir como ministro, aceptó abrir la billetera y a Manzur a que se sume a la gira por Nueva York. Saben y coinciden respecto a que cualquier acuerdo posible con el FMI generará más resistencia en los propios que en los ajenos.

Por esa razón, se fantasea con algún tipo de recuperación electoral que le permite perdurar como primera minoría y domar el fantasma de un nuevo grupo A, y apostar al menos a un empate en el Senado donde, además de otro rol de la Cristina, será determinante qué tipo de relación se construirá quien ostente un voto claver: Alejandra Vigo.

La reunión se da además en el medio de las versiones que indican que Massa podría encabezar un superministerio que agrupe las áreas económicas del Gobierno con el objetivo de estabilizar la macro. El propio titular de Diputados convocó el fin de semana a la oposición aun acuerdo con el oficialismo luego del 14 de noviembre. La cumbre con el Círculo Rojo es el capítulo empresarial de ese gran acuerdo del que habla.

banner pag web (4)

Te puede interesar