La moneda de un billón

El mundo 07 de octubre de 2021
La increíble moneda de platino de un billón de dólares que puede salvar a Estados Unidos.
7145C9F1-46D4-4C1A-A10C-240D5CF98ACF

¿Qué pasa si el Congreso no levanta el techo de endeudamiento de los Estados Unidos? Según dijo la Secretaria del Tesoro, el gobierno federal no podría hacer frente a sus pagos y arrastraría a la economía entera a una recesión. El límite para que se apruebe es el 18 de octubre.

Mientras tanto hay otra idea dando vueltas: imprimir una moneda de un billón de dólares. La Casa de la Moneda norteamericana ya produce una moneda llamada Platinum Eagle de una onza. Según un ex director del organismo, en poco tiempo se podría cambiar la denominación de la moneda a un trillón y luego enviarla a la Reserva Federal. 

Por muy improbable que parezca para muchos, lo cierto es que el gobierno norteamericano tiene la autoridad de acuñar una moneda de un billón de dólares sin necesitar la aprobación del Congreso. Pero, ¿cómo es posible si el secretario del Tesoro no tiene la autoridad de imprimir billetes para cancelar las deudas públicas? Es porque una inusual ley de hace más de 20 años permite a la administración estadounidense acuñar monedas de cualquier denominación, siempre y cuando sean de platino.

La intención de esa ley era ayudar a la producción de monedas conmemorativas para coleccionistas, pero no ofrecer una estrafalaria solución a una crisis fiscal. En concreto, la inusual ley estipula que el secretario del Tesoro tiene la autoridad para “acuñar y emitir monedas de platino de acuerdo con las especificaciones, los diseños, las variedades, las cantidades, las denominaciones y las inscripciones aprobadas a su discreción”.

Y en la opinión de los defensores de la moneda, el momento ha llegado. Sin embargo, tanto la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, como la Casa Blanca y políticos demócratas descartan la idea, al igual que lo han hecho gobiernos anteriores en crisis similares.

Por su parte, Yellen ofreció su opinión. “Lo que hace falta es que el Congreso demuestre que el mundo puede confiar en la capacidad de Estados Unidos de pagar sus deudas”, dijo en una entrevista con el canal CNBC. Y agregó: “Una moneda de platino no sería más que un truco”.

Pero otras personas que discrepan de los veredictos anteriores, ofrecieron su visión sobre la problemática. “El hecho de que esa moneda no sea más que una maniobra de contabilidad es su fortaleza, no su debilidad”, expresó Rohan Grey, profesor de leyes fiscales de la Universidad Willamette.

“La idea de resolver un problema contable con una solución contable es totalmente coherente. El propio tope de la deuda podría verse simplemente como un truco de contabilidad mal diseñado”, escribió Grey en un estudio publicado en la revista especializada Kentucky Law Journal.

El 18 de octubre, a menos que el Congreso actúe a tiempo para suspenderlo, vence el plazo para que Estados Unidos apruebe una extensión del tope de deuda. Los republicanos y demócratas se encuentran en un punto muerto en el Senado. Por su parte, los republicanos se niegan a sumarse a los votos demócratas en lo que solía ser un ejercicio de rutina, mientras que los demócratas se resisten a utilizar los votos propios para solucionar el problema.

banner pag web (4)

Te puede interesar