El beso de Cristina

El País 01 de octubre de 2021
0EFB6F0E-A14C-4A26-B99B-EE0B4A47BC9A


Después de casi un año, el regreso de Cristina Fernández de Kirchner a la Casa Rosada dejó una serie de imágenes y movimientos que no pasaron inadvertidos y entraron enseguida en la guerra de interpretaciones.

Convocada por el nuevo ministro de Agricultura, Julián Domínguez, para la presentación de la ley de beneficios impositivos que pedía el Consejo Agroindustrial, la vicepresidenta estuvo al lado de Alberto Fernández pero no habló.

Antes de sentarse, Cristina saludó a uno de los presentes que estaba en primera fila. Era Eduardo Valdés, el diputado que es amigo del Presidente desde hace treinta años y se acercó mucho a CFK entre 2015 y 2019, cuando gobernaba Mauricio Macri y las causas judiciales arrinconaban como nunca al cristinismo.

En su rol de celestino, Valdés mantiene el vínculo con los dos y, según dicen en Casa Rosada, fue uno de los que insistió para que la vicepresidenta volviera para la foto de la unidad, después de la presentación de las renuncias de los funcionarios cristinistas y de la carta pública de Cristina.

banner pag web (4)

Te puede interesar