Sorpresa en Wall Street por la mejora del nivel de actividad en Argentina

El País - Economía 30 de septiembre de 2021
Los datos destacan la perfomance de la economía argentina a nivel regional. ¿Le alcanzará ese viento a favor al Frente de Todos para dar vuelta el golpe de las PASO?
784FBB80-0AB7-4B1B-BB97-5A1ABBA824D7

Gran parte de los principales analistas internacionales que monitorean la región, y en especial a Argentina, se han visto sorprendidos por los últimos datos de la economía criolla. Incluso aquellos como Oxford Economics, esperaban una mayor caída trimestral en el II trimestre del año a la registrada (-1,6% vs -1,4%).

Además destacan que sus rastreadores de actividad y los datos de alta frecuencia indican que este mes la economía alcanza nuevos picos de movilidad. Dado este contexto, en general, los pronósticos de crecimiento del PBI se ubican entre un 7% y un 8% para 2021. Sin embargo, esta buena perfomance no permite aún recuperar los niveles prepandemia.

63450193-47AA-4B63-816F-FA726871CB5C

La economía comienza a darle al Gobierno señales que, si bien no son para festejar, al menos lo alivian en la recta final hacia la elección legislativa de noviembre. El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), anticipo oficial de los datos del producto bruto interno, tuvo en julio un aumento del 11,7% interanual y uno del 0,8% contra junio de este año y confirmó la robustez del rebote macro tras el derrumbe del 9,9% del Gran Confinamiento. ¿Tendrá tiempo el proceso para que sea percibido por los sectores sociales que le dieron la espalda al oficialismo en las PASO?

4EC0D396-3049-40B1-B434-300AF841536D

El dato, sumado a la previsión de que el crecimiento se extendería en un 4% el año próximo, fortalece al ministro de Economía en su puja con el kirchnerismo dentro del Frente de Todos.  

Si bien, con los datos de julio, la economía es todavía 0,8% más chica que en febrero de 2020 –justo antes del inicio de la pandemia–, la recuperación es más robusta que lo anticipado por las consultoras privadas –un sondeo de la agencia Reuters entre especialistas auguraba una del 8,7%, tres puntos inferior a la registrada–. De ese modo, la recuperación plena de la riqueza perdida quedaría al alcance de la mano en el primer tramo de 2022.

Hasta julio, la economía creció a un ritmo del 10,5% anual, por encima de la proyección oficial para el año, pero ese número aparece "inflado" por compararse con un mes en el que la cuarentena todavía era muy cerrada y debería declinar algo hacia el final del año y converger con la expectativa de Guzmán.

Comienza ya a percibirse en las estadísticas el deshielo gradual de 2020, que el gobierno de Alberto Fernández acaba de extender a casi la totalidad de la economía.

Las recientes medidas de salida del confinamiento estricto pueden impactar especialmente en la reactivación del sector servicios. La reapertura de fronteras y el ingreso de turistas seguramente repercutirán sobre la demanda vinculada a las actividades comerciales, hoteleras y gastronómicas. En ese sentido, hay que tener en cuenta que, dada la paridad de nuestra moneda, Argentina es un país barato para el turismo internacional. Además de las zonas con mayor despliegue de infraestructura turística del país, también sentirán el impacto del incremento de demanda por bienes y servicios todas las localidades fronterizas. El ingreso, diario y transitorio, de ciudadanos de Uruguay o de Brasil a localidades argentinas para hacer compras se multiplicará.

La duda es el clima de incertidumbre y el tiempo escaso que queda hasta el 14 de noviembre que pueden amortiguar el proceso de reactivación.

Mientras las incógnitas se despejan, surgen claramente las necesidades futuras de la economía, signadas por lo urgente que resulta consolidar un proceso de crecimiento, controlar de una vez la inflación y mejorar salarios reales que completarán cuatro años de retracción.

Tanto Alberto Ramos (GS) como Juan Barboza y Diego Congo, del Banco Itaú, reconocen que el dato del PBI (EMAE) de julio (+11.7% interanual) superó ampliamente las expectativas del consenso “Bloomberg” que esperaba un crecimiento del 8,5%. Donde una combinación del efecto base bajo, la mejora del entorno de covid y el aumento de la movilidad ante las menores restricciones explican dicha perfomance.

Con relación a los rastreadores de actividad, el Latin America Recovery Tracker (LART) de OE da cuenta que al cabo de la primera quincena del mes subió 0.9 puntos, acumulando tres semanas de ganancias consecutivas respaldadas por mejoras sostenidas en la salud, donde los fuertes avances en la mayoría de los países compensaron las pérdidas en Chile y México. El rastreador regional agregado alcanzó así una nueva marca, cerca de su nivel prepandémico.

Para OE, “las restricciones más suaves y el progreso de la vacuna deberían apoyar el crecimiento durante el resto del año”. Por lo que esperamos un aumento del 7,6% del PBI de Argentina para 2021. “De cara al futuro, esperamos ganancias secuenciales para el resto de 2021, principalmente debido a una reducción significativa de las restricciones de movilidad. Prevemos un crecimiento del PBI del 7% para 2021”, sostienen Barboza y Congo. Mientras que Ramos señala que “en julio, la actividad todavía estaba un 1,5% por debajo del nivel pre-pandémico. Esperamos que la economía recupere impulso en el II semestre de 2021, avanzando un 8,2% en el año”.

banner pag web (4)

Te puede interesar