La mano de Dios

El País 30 de septiembre de 2021
El jefe de gabinete pidió ayuda divina para salir de la crisis.
306CE56A-C577-4D4B-83D1-CA20B0B3DF25

“Somos un gobierno de científicos”, aseguró Alberto Fernández en su primer gran discurso como presidente durante la apertura de sesiones legislativas el 1 de marzo de 2020.

Era su declaración de intenciones luego de su contundente victoria electoral. Un año, seis meses y 28 días después las cosas parecen haber cambiado. "Ojalá que Dios nos ayude, que nos dé una manito porque realmente, esta vuelta, nos hace falta para seguir saldando todas las deudas que la Argentina tiene”, rezó ayer al cierre de una conferencia de prensa el nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur.

En el cierre del acto en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada en el que el Gobierno nacional anunció la implementación de la jubilación anticipada para personas que ya cuentan con los 30 años de aportes requeridos, les faltan 5 años o menos de edad para jubilarse y se encontraban al 30 de junio de 2021 desocupadas o desocupados, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien estuvo acompañado por la directora ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta, hizo un pedido particular “a Dios”, tras contar lo que le había dicho instantes atrás una de las mujeres presentes en el lugar. 

"Hoy es un día extremadamente lindo", aseguró tras la alocución de Raverta. "Con todo el viento de frente, aquí estamos", sostuvo y agregó: "Este acto representa un acto de justicia, es saldar una deuda de la Argentina. Por eso pido un aplauso para Alberto Fernández, por instrumentar esta política", arengó a los presentes. 

Pero ya en el cierre de su breve presentación, Manzur consideró que el Gabinete, junto al Presidente, conforman "un equipo de trabajo que piensa en función de cerrar brechas, de dar oportunidades y saldar deudas". Y finalizó con una frase que generó comentarios diversos en redes sociales: “Recién una señora que pasó me miraba y me decía: ‘que Dios lo ayude’. Y yo no le dije nada, ahora le voy a decir en público. Ojalá que Dios nos ayude, que nos dé una manito porque realmente, esta vuelta, nos hace falta para seguir saldando todas las deudas que la Argentina tiene”. 

El contraste exhibe las concesiones que el plan inicial sufrió en el camino y también la pluralidad de integrantes de la alianza gobernante. Pero lo que más deja pensando es que la persona convocada para mejorar el rumbo y dar más eficiencia a la gestión se encomendó a la ayuda divina para salir de la crisis.

banner pag web (4)

Te puede interesar